martes, 22 de diciembre de 2009

Para recordar en Navidad La ternura de Sor Fanny

Conocí a Sor Fanny en Petare, en tiempos cuando ser revolucionario no era algo que se llevaba en la boca para tener grandes ganancias y hacerse banquero, ni se presumía de ser “Hijo de”, “familia de”, para crear una aristocracia pomalaca que busca lucrarse de las luchas que realizamos otras y otros; sino algo que debía decirse en voz baja y en confianza, porque éramos perseguidos a muerte.

Porque sí hubo luchas, Sant Roz, pero estábamos a la defensiva estratégica, después de la caída de los dos colosos orientales de la revolución mundial: la derrota de la URSS, el fallecimiento de Mao Tsetung (O Mao Zedong, como se escribe ahora), y muchos de sus más elevados sueños; sobre todo en los años noventa, bajo el neoliberalismo, que insurgía con fuerza por sobre los huesos de los pueblos alzados del mundo. Porque el imperio aprende, y supo manejar muy bien todos sus recursos, su represión, su engaño mundial; y triunfó, aunque no para siempre.

En ese tiempo, cuando participar en las luchas del pueblo era una condena a muerte, Sor Fanny se hizo Revolucionaria con todas las letras. La conocí junto a Oswaldo Arenas, quien fue asesinado en La Pica, cuando Bandera Roja era un grupo revolucionario y no un cadáver extraído de la tumba para ser utilizado contra el proceso revolucionario.

Sor Fanny fue una mujer sensible, capaz de sentir la tristeza o la alegría de las demás personas, como sienten poetas, profetas y revolucionarios. Y su corazón tenía la facilidad de comprensión que tiene una madre amorosa. Era una madre guerrera que buscaba, a su manera y arriesgando el pellejo, cambiar las cosas para que la gente pudiera vivir mejor. Con el pelo liso recogido en una “cola” en la nuca, una gran cartera donde cargaba todos los implementos que se necesitan para vivir en clandestinidad, una ausencia total de miedo y su voz modulada de revolucionaria conspiradora, esta camarada buscaba la organización del pueblo, única manera en que se puede acabar la opresión en cualquier parte del mundo. En esos tiempos surgía un gran movimiento obrero, sobre todo en el calzado.

Sor Fanny fue, más que “una guerrillera”, una organizadora urbana de la clase trabajadora, que además predicaba con el ejemplo, que fue capaz de poner su propia vida en prenda del proceso revolucionario en el que creyó, pero de verdad verdad.

En una de las grandes traiciones de la historia reciente de Venezuela, ciertos elementos, estando dentro de Bandera Roja, cooperaron con los enemigos estratégicos para que 23 camaradas fuesen asesinados en una clara operación de exterminio. Habían sido convocados a un “pleno” en Oriente y sólo quedaron vivos los que no fueron, por diferentes razones, por suerte, y los que fueron puestos a salvo por el enemigo, con el cual colaboraban. El imperio supo golpear en la raíz, para frenar el proceso revolucionario, asesinando a las mejores personas de esa organización, hasta entonces revolucionaria, en Cantaura.

Se sabía que ese grupo estaba infiltrado, y no sería raro que los encubiertos hayan sido los que hoy en día apoyan abiertamente la contrarrevolución, levantando una bandera desteñida, roja por la sangre de los camaradas asesinados, utilizando una jerga toscamente “izquierdista” y chupando las medias de los opresores, cuyas manos aún añoran la muerte del pueblo y tiemblan por los deseos insanos de seguir asesinando a la gente para que no sean obstáculos a la labor de la codicia, característica del capitalismo.

Se supone que la navidad es un tiempo de alegría y, en verdad, si salimos a la calle con serenidad podemos sentir el efluvio telúrico de una cierta paz, que la Pacha Mama nos regala en estos tiempos. Sin embargo, la exhumación de los restos de algunos camaradas, entre quienes está Sor Fanny, justo antes de las navidades, es un clarinazo que debe recordarnos que aún el socialismo es un vector que indica un mundo mejor, pero no una realidad viviente; que hay injusticia en el mundo, que esos crímenes aún están impunes y por lo tanto tenemos una misión que no ha sido cumplida todavía.

Esperamos que las próximas navidades nos encuentren con un proceso de justicia revolucionaria en acción, con una claridad de conciencia aún mayor que la de hoy, con la seguridad de que los infiltrados de hoy no tengan el éxito que tuvieron los de ayer, cuando el imperialismo logró (sólo temporalmente) detener el carro de la revolución, asesinando a muchos camaradas, aprisionando a otros y ubicando a los débiles de conciencia para neutralizarlos, o comprarlos... Como están comprando ahora a todo el que se quiera vender.

Que haya avanzado el reparto de las tierras, el comercio socialista, que haya avanzado el empoderamiento del pueblo sobre los medios de producción, y el establecimiento de organizaciones populares como los Consejos Comunales, que pueden llegar a ser órganos de auténtico poder popular. Que sea más generalizada la conciencia de que una agresión extranjera tiene que unirnos, más que nunca, para derrotarla, como lo hicimos contra los españoles hace dos siglos.

Cuando una sociedad está madura para la transformación profunda, produce sus propios líderes y moviliza al pueblo espontáneamente, como hace veinte años ocurrió en Venezuela, y como ha venido ocurriendo en distintos países. Las condiciones están dadas para la Revolución y nos toca el difícil papel de estar en la vanguardia junto con otros países, como los del ALBA, marcando el camino. Y esa responsabilidad hay que asumirla.

Pero no debemos olvidar que, para triunfar, la Revolución debe estar plena de ternura y amor a la gente, como la ternura de Sor Fanny, que aún flota en su recuerdo heróico y ejemplar.





Andrea Coa
andrea.coa@gmail.com
aporrea.org

domingo, 20 de diciembre de 2009

Sor Fanny Alfonzo, “Mayorca”

Ejemplo de Mujer Combatiente por el Socialismo

Ayer viernes 18 de diciembre exhumaron en el cementerio de Barcelona los restos de nuestra amiga y camarada Sor Fanny Alfonzo, integrante de la comandancia del Frente Guerrillero Américo Silva, quien falleciera en combate en la Masacre de Cantaura, el 4 de octubre de 1982.

La legendaria “Mayorca”, como fue uno de sus pseudónimos utilizados en el frente, dio su vida en Cantaura peleando por la liberación del pueblo de la explotación capitalista y procurando abrir caminos para la construcción del socialismo. Precisamente lo que hoy se intenta hacer en Venezuela en el contexto de la revolución bolivariana.

Sentimos la necesidad de rendir el más elevado de los homenajes a quien conocimos y con quien compartimos experiencias como combatientes guerrilleros de la década de los 80.

Sor Fanny significó para nosotros la más alta expresión de la mujer liberada de la doble opresión que el capitalismo ejerce sobre el género femenino. Doble opresión derivada una de la explotación capitalista, y la otra derivada de la discriminación de género, es decir, del machismo que impera en nuestras sociedades, en donde la mujer trabajadora se ve sometida al mismo tiempo por su compañero o cónyuge, el cual descarga sobre ella las tareas propias del hogar (cocina, limpieza, crianza de los hijos).

De alguna forma, Sor Fanny logró trascender ese papel de semi-esclavitud a la cual están destinadas las mujeres en el capitalismo, y se colocó en la vanguardia de quienes luchaban por la revolución socialista. Abandonó todo: estudios, trabajo, familia, y se dedicó a tiempo completo a la lucha revolucionaria, entendiendo que la amplitud de las tareas que en ese entonces se planteaban los revolucionarios exigía de cada uno de nosotros el mayor de los esfuerzos personales. En una época en que la consigna de patria o muerte se tomaba literalmente, y el riesgo de morir nos acompañaba todos los días.

Su papel en el frente guerrillero no se diferenciaba del de cualquier otro combatiente, y por el contrario, su actividad se equiparaba al del mejor de los cuadros revolucionarios. En una oportunidad la vimos disparar contra el enemigo, en el transcurso de un combate, más de 100 proyectiles realizados con un fusil M1 semiautomático. En otros momentos, estaba entre quienes alzaban las cargas más pesadas y realizaban los trabajos más duros.

Nunca vimos en ella asomo alguno de dudas sobre su compromiso revolucionario, nunca demostró miedo ante el peligro que asumíamos diariamente, nunca estuvo en su semblante la posibilidad de dejar de creer en el triunfo de la revolución. En la preparación de los combates, en el apresuramiento de las retiradas, su voluntad de lucha siempre la colocó en la primera fila de choque con el enemigo.

Puedo decir además que hasta mis primeros conocimientos de cocina los tuve de las manos de Mayorca. Mi primera arepa, mi primer arroz, mi primera taza de café, las aprendí a hacer siguiendo los consejos de Mayorca, como mi compañera del “turno de cocina” en el frente guerrillero.

Hoy en día, a 27 años de su muerte, el ejemplo de Sor Fanny debe constituirse en emblema de la participación revolucionaria de la mujer venezolana por la construcción del socialismo.

Estoy seguro que en las montañas del estado Sucre, en las llanuras de Guárico, en las sabanas de Anzoátegui y Monagas, todavía flota la presencia de Mayorca y de las decenas de camaradas que murieron en Cantaura y en otros enfrentamientos durante las décadas del 60, 70 y 80, esperando y exigiendo de nosotros el mayor de los esfuerzos por construir el socialismo por el cual ellos dieron sus vidas.

Cuando vemos que esta revolución bolivariana está amenazada no sólo por el enemigo imperialista, sino por la derecha burocrática y corrupta que desde el interior del proceso amenaza con desviarlo del objetivo socialista, el ejemplo de los guerrilleros muertos en Cantaura debe servir para profundizar nuestra lucha, para reforzar nuestro compromiso, para derrotar definitivamente al capitalismo explotador y aplastar contundentemente a la derecha endógena boliburguesa.

Sé que en algún lugar Sor Fanny espera por nosotros. Con su sonrisa tierna, con su mirada profunda, con su escultural cuerpo de reina de belleza, con su inteligencia de cuadro revolucionario, Sor Fanny nos espera y nos anima para que sigamos combatiendo por construir el socialismo. Seamos como Sor Fanny, seamos como los combatientes de Cantaura, seamos genuinamente revolucionarios.

Vaya hoy nuestro homenaje.

Nuestras lágrimas por tu recuerdo.

Nuestra firme decisión de seguir diciendo: Hasta la Victoria: Siempre ¡¡¡¡¡

Patria o Muerte. Venceremos ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡





Roberto López Sánchez
Aporrea.org
20/12/2009

sábado, 19 de diciembre de 2009

Video de Exhumación en Puerto La Cruz

video

viernes, 18 de diciembre de 2009

Fiscalía completa 11 exhumaciones vinculadas con la Masacre de Cantaura

Este jueves fueron exhumados en el Cementerio Municipal de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, los cuerpos de Sorfanny Alfonzo y Julio César Farías, combatientes del Frente Guerrillero Américo Silva (FAS) asesinados el 4 de octubre de 1982 en la denominada Masacre de Cantaura.

El procedimiento legal, ejecutado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), estuvo supervisado por el fiscal nacional auxiliar 39º, Jhonny Méndez, y contó con la asistencia del gobernador de Anzoátegui, Tarek William Saab.

Con las exhumaciones de Alfonzo y Farías la Fiscalía completa los 11 procesos de este tipo vinculados con la Masacre de Cantaura. Previamente, el miércoles, se ejecutó el levantamiento de los restos de Euménides Gutiérrez, combatiente del FAS sepultada en Guanta, estado Anzoátegui.

El gobernador de la entidad, Tarek William Saab, felicitó las acciones del Ministerio Público en la búsqueda de justicia para los caídos en Cantaura y el esclarecimiento total de los hechos que calificó como un crimen de lesa humanidad.

Recordó que, de acuerdo con las versiones de testigos, los guerrilleros no perecieron en el ataque militar perpetrado contra ellos, sino que fueron ajusticiados por el simple hecho de ser consecuentes con sus ideales y luchar por la patria.

"No solamente ese asesino (Henry López Sisco) sino también los autores intelectuales los que permitieron (...) la participación y la impunidad en estos hechos. Todos deben ser sometidos a la justicia venezolana y castigados por estos crímenes", destacó el mandatario.

Por su parte, la ahijada de Sorfanny Alfonzo, Ruth Jiménez, comentó que "los familiares (de los caídos) pedimos que se haga justicia, porque hechos como los que sucedieron en Cantaura no pueden quedar impunes. Hay gente que está suelta después de haber hecho esa barbaridad".

"Yo estaba pequeña, pero me acuerdo que cuando fui a allá, a El Tigre, a ver esa fosa común donde los metieron (a los guerrilleros), los tenían como unos animales. Esas personas fueron masacradas, había algunos con tiros de gracia y nosotros somos testigos de eso", recordó.

Jiménez resaltó que si bien el aporte del presidente Hugo Chávez Frías es incomparable, también es cierto que antes que él hubo hombres y mujeres que dieron su vida por el proceso revolucionario, aunque no sean conocidos por la población.

"Sorfanny era una mujer de carácter, hermosísima, pero sobre todo tenía mucha entereza y era fiel a sus principios. Cuando le preguntaban por qué dejaba a su hija y no regresaba con su mamá que estaba sola ella respondía:'Venezuela me necesita y yo estoy donde debo estar. Porque pienso en mi hija es que estoy haciendo esta lucha'", rememoró.

El 4 de octubre de 1982, durante el Gobierno del dirigente copeyano Luis Herrera Campins, cerca de 400 efectivos de la Fuerza Armada Nacional (FAN), acompañados por funcionarios de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), emprendieron una operación de asalto y exterminio en el municipio Freites de Anzoátegui.

La acción, que recibió apoyo de unidades de la Fuerza Aérea, específicamente aviones Camberra y Bronco, culminó con el asesinato de 23 combatientes del FAS que acampaban en el sector Los Changurriales de Morocho Evans, en las inmediaciones de Cantaura. En los hechos también perecieron un capitán del ejército y un funcionario de la Disip.

El Ministerio Público reactivó el caso en 2006 y lo puso a cargo de los fiscales nacionales 39º auxiliar, Jhonny Méndez, y 42º, Juan Carlos Ochoa.





ABN
18/12/2009

MP exhumó dos cadáveres en cementerio de Sotillo

El gobernador del estado Anzoátegui estuvo presente para dar apoyo a familiares

Debido al cierre de tribunales por fiestas decembrinas se dejarán de desterrar cuerpos de la "masacre de Cantaura"

Tal como se tenía previsto, el día de ayer en horas de la mañana fueron exhumados dos cuerpos de la denominada “masacre de Cantaura”, los cuales se encontraban enterrados en el Cementerio Municipal de Puerto La Cruz.

Durante la exhumación estuvieron presentes el gobernador del estado Anzoátegui, Tarek William Saab, el fiscal Nº 39, Jhony Méndez, expertos forenses del Cicpc, el presidente del Consejo Legislativo regional, Irán Aguilera, y los miembros de la Asociación Cantaura Vive. Los dos cuerpos que fueron desenterrados pertenecían a Sor Fani Alfonso Salazar y Julio César Farías. Ambos cadáveres formarán parte de las investigaciones que adelanta el Ministerio Público.


El gobernador Saab ofreció apoyo a los familiares
El gobernador Saab, quien conversó con los familiares de las víctimas, destacó que quiso estar presente durante la exhumación para darle apoyo absoluto a la Fiscalía General de la República. "En especial quiero darle apoyo a la doctora Luisa Ortega Díaz, quien ha tenido la valentía de iniciar esta batalla por la verdad para que este horrible crimen jamás quede impune, es un apoyo moral y civil”, dijo.

Señaló que estas acciones emprendidas por el Ministerio Público determinarán con rigor científico las verdaderas causas de muerte de este grupo de mujeres y hombres que perdieron la vida durante la denominada “masacre de Cantaura". Por otra parte, se conoció que los demás cuerpos serán exhumados para el próximo año, ya que los tribunales del país han cerrado sus puertas al público debido a a la época decembrina.

Adicional
El gobernador del estado Anzoátegui aseguró que con estas investigaciones se podrán esclarecer cuáles fueron las principales causas de estos hechos.



Mariana Perales
Diario Nueva Prensa de Oriente
18/12/2009

jueves, 17 de diciembre de 2009

MP realizó exhumación de una de las víctimas de la masacre de Cantaura

El procedimiento legal estuvo bajo la dirección del fiscal nacional auxiliar 39º, Jhonny Méndez, y contó con la presencia de familiares y amigos de la fallecida, quien en vida se dedicó a la enseñanza.

Como parte de las investigaciones que adelanta la Fiscalía del Ministerio Público, este miércoles se realizó en el Cementerio Municipal de Guanta, estado Anzoátegui, el proceso de exhumación de Euménides Gutiérrez Rojas, una de las víctimas de la masacre de Cantaura, ocurrida el 4 de octubre de 1982.

Gutiérrez Rojas se convierte en la novena combatiente del Frente Guerrillero Américo Silva (FAS), cuyos restos han sido recuperados por el Ministerio Público para la investigación del caso.

El procedimiento legal estuvo bajo la dirección del fiscal nacional auxiliar 39º, Jhonny Méndez, y contó con la presencia de familiares y amigos de la fallecida, quien en vida se dedicó a la enseñanza en la Escuela Andrés Bello de Guanta.

El integrante de la Asociación Cantaura Vives, Níger Barrolleto, en nombre de la organización, destacó que la disposición del Ministerio Público en esclarecer este hecho. Agregó que es una gran satisfacción que luego de 27 años de lucha se ve una luz en el túnel, lo que se traduce en el cese de la impunidad.

Uno de los abogados de los familiares y víctimas de la Masacre de Cantaura, Rafael Hurtado, explicó que la intención de la exhumación es primero lograr una identificación positiva de los restos de Gutiérrez Rojas, con relación a los datos de su expediente.

Además, se busca incorporar nuevos elementos a la hipótesis mantenida durante años por los parientes y allegados de los fallecidos, quienes sostienen que la mayoría de los combatientes fueron torturados y ajusticiados con tiros de gracia.

Hurtado detalló que aún cuando falleció Luis Herrera Campins, presidente de la República, en el momento del suceso, todos los funcionarios subalternos calificados como responsables materiales e intelectuales están con vida y por lo tanto deben rendir cuentas ante la justicia.

Por otro lado, el hermano de Euménides, Pablo Gutiérrez, apuntó que las exhumaciones constituyen un paso importante en la activación de la investigación judicial del caso que había sido olvidado por gobiernos anteriores al mandato del presidente Hugo Chávez Frías.




Prensa Web RNV
17 Diciembre 2009

Exhumaron otro cadáver de la "masacre de Cantaura"

Exhumaron otro cadáver de la "masacre de Cantaura"
Se espera que para hoy sean desenterrados dos nuevos cuerpos

Acción se realizó en el cementerio de la ciudad de Guanta, en horas de la mañana de ayer

En horas de la mañana de ayer, funcionarios del Ministerio Público de Caracas se presentaron en el Cementerio Municipal de Guanta para hacer la exhumación de uno de los cadáveres de la denominada “masacre de Cantaura". En el sitio estuvieron presentes el fiscal Nº 39 Jhony Méndez, encargado por la Fiscalía para la exhumación del cuerpo, así como el presidente del Consejo Legislativo regional, Irán Aguilera, y miembros de la Asociación Cantaura. El fiscal Jhony Méndez destacó que el cuerpo exhumado pertenece a Eumenedis Gutiérrez Rojas, el cual será estudiado para determinar cómo fue atacada durante los hechos sangrientos, en los que murieron más de veinte personas.

Agregó que con esta exhumación se contabilizan nueve cuerpos que fueron sacados de sus tumbas durante este año. Explicó que Caracas fue el primer lugar donde comenzaron a hacer tres exhumaciones, luego dos en Cumaná, dos en Casanay y una en Puerto Cabello.

Señaló que para el día de hoy se tienen previstas otras dos exhumaciones para un total de once por este año. Se espera que para el 2010 se terminen de exhumar los 23 cuerpos que se contabilizaron luego de la masacre.

Agradecimiento

Ricardo Ochoa, miembro de la Asociación Cantaura, agradeció esta labor, ya que aseguró que con las exhumaciones se determinarán cuáles fueron las verdaderas causas de muerte de las víctimas.

"Después de 27 años de lucha podemos sentirnos tranquilos, se va a determinar quiénes son los verdaderos culpables”, agregó.

Tenga en Cuenta

La masacre de Cantaura ocurrió el 4 de octubre del año 1982, durante el mandato del ex presidente de Venezuela Luis Herrera Campins.





Mariana Perales
Diario Nueva Prensa de Oriente
17/12/2009

Exhuman cadáver de mujer asesinada en masacre de Cantaura

Luego de 27 años de lucha
Exhuman cadáver de mujer asesinada en masacre de Cantaura

Con la presencia del Fiscal Nacional Nº 38, doctor Johnny Méndez, se inició la mañana de ayer en el cementerio municipal de Guanta la exhumación del cadáver de Umenides Isoida Gutiérrez Rojas, quien murió en el año 1982 en la masacre ocurrida en la ciudad de Cantaura.

Ricardo Ochoa, miembro de la Asociación “Cantaura Vive”, manifestó que luego de 27 años de luchas fueron oídas sus peticiones para que se haga justicia con los camaradas caídos en aquella oportunidad. El mismo indicó que el Ministerio Público ha sido diligente en llevar adelante las investigaciones en torno a este hecho y que al fin los familiares de los fallecidos verán hacer justicia.

Ochoa informó que se han realizado nueve exhumaciones en todo el territorio nacional en torno a este caso, tres se efectuaron en el cementerio general del sur en la ciudad de Caracas, dos en Cumaná, igual número en Casanay, una en Puerto Cabello y la de ayer en Guanta.

Esperan que el año que viene la vindicta pública continúe con las exhumaciones restantes y los culpables sean castigados aunque muchos de ellos ya han fallecido y salga a relucir la verdad de aquel hecho.

“La impunidad es peor que el delito”, dijo Ricardo Ochoa.

Para hoy se espera la exhumación de los cadáveres de Solfrani Alfonso Salzar y Julio César Farias, estas se llevarán a cabo en el cementerio municipal de la ciudad de Puerto La Cruz.




Diario Impacto
17/12/2009

Exhuman restos de víctima de masacre de Cantaura

Se espera que para el día de hoy sea sacado otro cuerpo


Ayer en horas de la mañana, en el cementerio municipal de Guanta, se efectuó la exhumación del cadáver de la profesora Euménides Isoida Gutiérrez, una de las víctimas de la Masacre de Cantaura, ocurrida el pasado 4 de octubre de 1982.

Al camposanto portuario se hicieron presentes efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y Fiscalía 38 en competencia Nacional del Ministerio Público, a cargo de Jhonny Méndez, así como los parientes de los infortunados.

Ricardo Ochoa, presidente de la Asociación Civil “Cantaura Vive”, indicó sentir gran satisfacción luego de 27 años, “hemos visto una luz en el túnel. Se va a acabar la impunidad para estos caídos”, dijo.

Manifestó que se va a abrir una investigación en torno a este caso, a fin de que se demuestre las responsabilidades de este caso, agregando que muchos fallecieron de muerte natural y otros se encuentran fugitivos.Apuntó que para el día de hoy se espera una nueva exhumación en el cementerio de Puerto La Cruz, luego que 9 más se realizaran en Caracas, Casanay, Puerto Cabello y Cumaná, estado Sucre.

Ochoa aseveró que el primero fue el de un sujeto no identificado, hace dos años atrás.Cabe destacar que el 4 de octubre de 1982, cuatro aviones de Fuerza Aérea de Venezuela lanzaron 17 bombas en las cercanías de Cantaura, mientras que 1500 efectivos del Ejército, Guardia Nacional y Disip cercaban con orden de aniquilar a los integrantes del Frente Américo Silva, con un total de 41 víctimas.





Marianella Márquez
Diario Metropolitano
17/12/2009

Han exhumado 9 cadáveres de Masacre de Cantaura

RESULTADOS PODRÍAN ESTAR EN 6 MESES

A 27 años de la Masacre de Cantaura, ocurrida el 4 de octubre de 1982, el Ministerio Público continúa las investigaciones para conocer la realidad de los hechos.

En este sentido, recientemente reactivaron la exhumación de los cadáveres de las víctimas de la tragedia.

Ayer el equipo encargado de realizar las investigaciones estuvo en el cementerio del municipio Guanta, donde desenterraron el cuerpo de Euménidis Ysoida Gutiérrez Rojas, quien era oriunda de San Tomé.

Johnny Méndez, fiscal 38º nacional, informó que con ésta suman nueve las exhumaciones en lo que va de proceso; y faltarían 16 por efectuar.

Recordó que en lo que va de trámite han realizado esta acción en el área metropolitana de Caracas, donde exhumaron tres cadáveres, Sucre donde desenterraron cuatro, y en Puerto Cabello, donde exhumaron un cuerpo.

Hoy estarán en el cementerio del municipio Sotillo y en los próximos días en Anaco; y los estados Vargas, Aragua, Bolívar y Monagas. En esta labor participa un equipo integrado por patólogos, antropólogos, odontólogos forenses, entre otros. Estiman que los análisis estén listos en seis meses o más.







Yeraldyn Vargas
Diario El Norte
17/12/2009

Han exhumado 9 cadáveres de Masacre de Cantaura

RESULTADOS PODRÍAN ESTAR EN 6 MESES

A 27 años de la Masacre de Cantaura, ocurrida el 4 de octubre de 1982, el Ministerio Público continúa las investigaciones para conocer la realidad de los hechos.

En este sentido, recientemente reactivaron la exhumación de los cadáveres de las víctimas de la tragedia.

Ayer el equipo encargado de realizar las investigaciones estuvo en el cementerio del municipio Guanta, donde desenterraron el cuerpo de Euménidis Ysoida Gutiérrez Rojas, quien era oriunda de San Tomé.

Johnny Méndez, fiscal 38º nacional, informó que con ésta suman nueve las exhumaciones en lo que va de proceso; y faltarían 16 por efectuar.

Recordó que en lo que va de trámite han realizado esta acción en el área metropolitana de Caracas, donde exhumaron tres cadáveres, Sucre donde desenterraron cuatro, y en Puerto Cabello, donde exhumaron un cuerpo.

Hoy estarán en el cementerio del municipio Sotillo y en los próximos días en Anaco; y los estados Vargas, Aragua, Bolívar y Monagas. En esta labor participa un equipo integrado por patólogos, antropólogos, odontólogos forenses, entre otros. Estiman que los análisis estén listos en seis meses o más.







Yeraldyn Vargas
Diario El Norte
17/12/2009

jueves, 10 de diciembre de 2009

Comisión especial exhumó cadáver de porteño caído en masacre de Cantaura

Con el objetivo de continuar la investigación sobre la masacre de Cantaura, reabierta por instrucciones del Presidente de la República, Hugo Chávez, ayer en horas de la mañana fue exhumado el cuerpo del ciudadano caído en este suceso, Ildemar Lorenzo Morillo, porteño, integrante del Frente Guerrillero “Américo Silva”, de Bandera Roja, quien luego de la tragedia fue trasladado al cementerio municipal de Puerto Cabello.

El trabajo fue realizado por una comisión especial, integrada por los fiscales del ministerio público, fiscal 51 Roselys Barboza, fiscal 38, Jhonny Méndez, la fiscal general del estado Carabobo; Liseth López, el equipo multidisciplinario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas de Puerto Cabello y la Unidad Técnico Científica del Ministerio Público.

La información fue suministrada, por Liseth López, fiscal general del estado Carabobo, quien explicó que el objetivo de la exhumación es probar que se trata de uno de los cadáveres de la masacre de Cantaura, tragedia sucedida el 04 de octubre del año 1982. “Esta prueba se va a ser, primero para identificar si se trata de la persona y segundo para determinar las causas de la muerte”, aseguró.

En el mismo orden de ideas, aseguró que la experticia se realizó luego que el Ministerio Público le requiriera al tribunal de Puerto Cabello que realizara los trámites para la exhumación.

En el cementerio municipal se encontraban, los padres y familiares de la víctima, quienes en compañía del abogado del caso, conversaron con el alcalde de la ciudad, Rafael Lacava y expresaron su dolor latente, por la muerte de un líder revolucionario de la época, por el que aún esperan justicia.

IMPOSIBLE OLVIDAR

El alcalde de la ciudad, como máximo líder revolucionario expresó, “hoy Puerto Cabello también se hace presente en esta gran cruzada nacional, que nuestro gobierno, con los familiares y con nuestra historia, la historia de nuestros mártires, sufre, gracias a los gobiernos asesinos del punto fijismo”.

Continuó, “hoy la revolución venezolana les dice que Cantaura sigue viva, que el alma de Cantaura está viva, que los mártires están en nuestras almas y que su sacrificio no será olvidado. Gracias a la Fiscalía General de la República, al gobierno revolucionario, que lidera el Presidente Chávez, esto ha sido posible después de más de dos décadas”.

En el mismo orden de ideas, aseguró que el objetivo de la investigación es determinar las causas de la muertes, “para que se hagan responsables los asesinos de esos gobiernos que fueron prácticamente contratados por la visión asesina del imperio, de esa visión de la escuela de las Américas, que nos controlaron gran parte del territorio de América latina”.

Agregó, “hoy este país insurge ante lo que fue la metodología asesina de todo lo que fue el siglo 20, para que el pueblo venezolano conozca y sepa efectivamente cómo se produjo esa tragedia, que llevó a muchos de nuestros jóvenes a ser masacrados y asesinados por gobiernos terroristas, que hoy por cierto siguen teniendo estos lacayos de la oposición venezolana todavía algún vestigio de esa realidad”.

HONOR A MORILLO

El alcalde de la ciudad, recibió de manos de los familiares el libro “La Masacre de Cantaura”, del autor Alexis Rosas y la solicitud de apoyo, por el lamentable hecho que dejó enlutada una familia porteña.

Tras la conversación, el alcalde aseguró que, “estamos preparando algo, porque el camarada Morillo, el próximo 23 de enero hubiese cumplido 51 años de edad, para ello ya tenemos preparado algunos eventos para recordar la memoria de este insigne porteño, con sus familiares. También rendiremos honores y los iremos haciendo públicos en su momento”.

RECUENTO

El 4 de octubre de 1982 a las 5.30 a.m., aviones Canberra y Bronco de la Fuerza Aérea Venezolana, cuatrocientos hombres de la Fuerza Armada Nacional y decenas de efectivos de la Disip procedieron a atacar un campamento donde 40 ciudadanos efectuaban una reunión del Frente Américo Silva del partido Bandera Roja, para ese entonces revolucionario.

La reunión se efectuaba cerca de Cantaura, en el estado Anzoátegui, oriente de Venezuela. Fue una emboscada que acabó con la vida de hombres y mujeres de entre 16 y 30 años.

Investigaciones posteriores revelaron que este hecho fue una operación de exterminio, a pesar de que el movimiento guerrillero armado venezolano ya estaba prácticamente extinguido. La mejor prueba de esto es que, de los 23 cadáveres, 14 presentaban tiros en la nuca: habían sido rematados estando heridos. Un modus operandi que también se repitió en las masacres de Yumare, Caño Las Coloradas y el Caracazo.

Aquel genocidio fue llevado a cabo durante el gobierno del socialcristiano Luís Herrera Campíns, quien avaló la masacre llevada a cabo por la Disip, capitaneada por Henry López Sisco, quien se ufana de tener más de 200 muertos en su haber.

Contó con el visto bueno del ministro de Relaciones Interiores de entonces, Luciano Valero, del gobierno estadounidense de ese momento - presidido por Ronald Reagan - y de los organismos internacionales, incluyendo a la Iglesia Católica. López Sisco actualmente está imputado por la justicia venezolana pero huyó de ésta.

Prensa Alcaldía Socialista de Puerto Cabello
09/12/2009

jueves, 12 de noviembre de 2009

Exhumarán cadáveres de guerrilleros

Los restos mortales de Enrique Márquez Velásquez y Carlos Alberto Sambrano, dos de los cuatro guerrilleros sucrenses que fueron abatidos por el Ejército venezolano en la denominada “Masacre de Cantaura” el 04-10-82, serán exhumados hoy del Cementerio general de Cumaná.

Esta actividad forma parte de las investigaciones forenses que fueron reabiertas por la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, para esclarecer los asesinatos de ellos y de otros 21 guerrilleros del entonces Frente Américo Silva, que lucharon contra el gobierno del presidente de la época, Luis Herrera Campins.

En el acto de exhumación estarán presentes varios familiares y fiscales públicos.







REDACCIÓN
Diario El Tiempo
12/11/2009

jueves, 29 de octubre de 2009

Autorizan extradición de Henry López Sisco por Masacre de Yumare

Conforme a la solicitud realizada en su oportunidad por el Ministerio Público, fue declarada procedente la solicitud de extradición del comisario jubilado de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) Henry Rafael López Sisco, quien está acusado de participar en la Masacre de Yumare.

De esta manera, la Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), con ponencia del magistrado Eladio Ramón Aponte Aponte, consideró procedente la solicitud de extradición de López Sisco de la República de Costa Rica, conforme a la decisión N° 537 de fecha 27 de octubre, del expediente E09-227, indica un comunicado de prensa.

Ahora, deberá hacerse formal la remisión de los recaudos necesarios ante el Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, a fin de que la solicitud en cuestión sea tramitada ante las autoridades de Costa Rica.

López Sisco fue acusado por los delitos de concurso real de homicidio calificado con alevosía por motivos innobles en grado de complicidad correspectiva, en perjuicio de las nueve víctimas del caso conocido como la Masacre de Yumare, ocurrido el 8 de mayo de 1986 en el caserío La Vaca, sector Barlovento del estado Yaracuy.

El pasado primero de junio el Ministerio Público solicitó la extradición de López Sisco, quien también fue secretario de Seguridad Ciudadana del estado Zulia, ante el Tribunal 6° de Control del estado Yaracuy, instancia que hizo tal pedimento ante la Sala de Casación Penal del TSJ.

En esa oportunidad, los fiscales 48° y 65° nacional y 14° del estado Yaracuy, Zair Mundaray Rodríguez, María Teresa Cortés y Miguel Ángel Gómez, respectivamente, consideraron que existían suficientes elementos para que se procediera a la extradición de López Sisco.

La investigación por el deceso de Luis Guzmán, José Silva, Ronald Morao Salgado, Dilia Rojas, Simón Romero Madrid, Pedro Jiménez García, Rafael Quevedo, Nelson Martín Castellanos y Alfredo Caicedo se reinició por una querella presentada ante el Tribunal 6° de Control de Yaracuy, la cual fue admitida el 13 de junio de 2006. Posteriormente, la causa fue enviada al Ministerio Público para dar inicio al proceso.

Durante los años 2006 y 2007 se llevó a cabo el proceso de exhumación de las nueve víctimas, como parte de la investigación orientada a establecer las responsabilidades penales.

Posteriormente, la propia fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, estuvo presente en el acto realizado en el Cuartel San Carlos en Caracas, con ocasión del velatorio de las víctimas.



ABN 28/10/2009

Declaran en Venezuela procedente extradición de López Sisco

El Tribunal Supremo de Justicia declaró hoy procedente la extradición, solicitada por el ministerio Público, del comisario jubilado de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) Henry López Sisco.

López Sisco fue acusado por concurso real de homicidio con alevosía por motivos innobles en grado de complicidad correspectiva, en perjuicio de las nueve víctimas del caso conocido como la masacre de Yumare, ocurrida el 8 de mayo de 1986 en el caserío La Vaca, sector Barlovento del estado Yaracuy.

De acuerdo con el texto, ahora procede la formalidad de remitir los recaudos necesarios ante el ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela para que la solicitud sea tramitada ante las autoridades de Costa Rica.

Este 1 de junio, el ministerio Público pidió la extradición de

López Sisco ante el Tribunal sexto de Control del estado Yaracuy, donde se hizo la solicitud ante la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo.

Tal instancia judicial consideró que existían suficientes elementos para proceder a la extradición para quien también fue secretario de Seguridad Ciudadana del estado Zulia. La investigación por la masacre se reinició por una querella presentada ante el Tribunal sexto de Control de Yaracuy, admitida el 13 de junio de 2006 y enviada luego al ministerio Público para dar inicio al proceso.

En el suceso fueron asesinados Luis Guzmán, José Silva, Ronald Morao, Dilia Rojas, Simón Romero Madrid, Pedro Jiménez, Rafael Quevedo, Nelson Martín y Alfredo Caicedo.

Durante el 2006 y 2007 se realizó el proceso de exhumación de las nueve víctimas, como parte de la pesquisa orientada a establecer las responsabilidades penales.

Luego, la Fiscal General de la República, Luisa Ortega, estuvo presente en el acto celebrado en el Cuartel San Carlos en Caracas,durante el velorio a los asesinados.



lgo/rsm
Prensa Latina
29/10/2009

miércoles, 28 de octubre de 2009

MP comprometido con establecimiento de la verdad de "Masacre de Cantaura"

La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, sostuvo este martes un encuentro con sobrevivientes y familiares de los fallecidos durante los hechos ocurridos el 4 de octubre de 1982, conocidos como la "Masacre de Cantaura", reunión donde ratificó el compromiso del Ministerio Público con el establecimiento de la verdad en este caso.

En este sentido, la Fiscal General reiteró que la Institución que dirige está del lado de quienes quieren la verdad y trabaja para determinar las responsabilidades en este caso.

Ortega Díaz explicó que próximamente continuarán las exhumaciones, iniciadas el pasado 15 de octubre, en el Cementerio General del Sur, en Caracas; al tiempo que destacó que los familiares deben ser notificados sobre estos procedimientos por el Tribunal de Control respectivo, a fin de que estén presentes durante la realización de los mismos.

La Fiscal General recordó a los presentes que en esta investigación corresponde al Ministerio Público controlar el proceso de las exhumaciones y de las pruebas.

Destacó que en el Ministerio Público hay sensibilidad respecto a este y otros casos de violación de los derechos humanos, y que no sólo se busca sancionar a los responsables, sino que también se trata de dignificar a las víctimas.

"La Masacre de Cantaura" ocurrió en el marco de una operación militar desarrollada por funcionarios de los órganos de seguridad del Estado venezolano, contra miembros del Frente Guerrillero Américo Silva.

Aproximadamente, 471 funcionarios, con un equipo técnico y de guerra, sorprendieron a unas 40 personas que se encontraban en el lugar de la masacre.

Las víctimas fueron identificadas como Roberto Rincón Cabrera, Emperatriz Guzmán Cordero, Carmen Rojas García, Sor Alonso Salazar, José Núñez, Mauricio Tejada, Enrique Márquez Velásquez, Carlos Hernández Arzola, Idemar Castillo, Luisa Estévez Arranz, Baudilio Herrera Veracierto, José Becerra Navarro, Eumenedis Ysoida Gutiérrez Rojas, Diego Carrasquel, Luis Gómez, Antonio Echegarreta, Eusebio Martel Daza, Rubén Castro Batista, Nelson Pacín Callazo, Carlos Zambrano Mira, Beatriz Jiménez y Julio Faría Mejía.

También fallecieron un capitán del Ejército y un funcionario de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).


MP / VTV
27/10/2009

MP comprometido con el establecimiento de la verdad de la Masacre de Cantaura

La fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, ratificó el compromiso del Ministerio Público (MP) con el establecimiento de la verdad de la Masacre de Cantaura, durante un encuentro realizado con sobrevivientes y familiares de los fallecidos durante los hechos ocurridos el 4 de octubre de 1982.

En este sentido, la fiscal General reiteró que la Institución que dirige está del lado de quienes quieren la verdad y trabaja para determinar las responsabilidades en este caso, reseñó un comunicado de prensa del Ministerio Público.

Ortega Díaz explicó que próximamente continuarán las exhumaciones, iniciadas el pasado 15 de octubre, en el Cementerio General del Sur, en Caracas; al tiempo que destacó que los familiares deben ser notificados sobre estos procedimientos por el Tribunal de Control respectivo, a fin de que estén presentes durante la realización de los mismos.

La titular de la Fiscalía recordó a los presentes que en esta investigación corresponde al MP controlar el proceso de las exhumaciones y de las pruebas.

Destacó que en la vindicta pública hay sensibilidad respecto a este y otros casos de violación de los derechos humanos, y que no sólo se busca sancionar a los responsables, sino que también se trata de dignificar a las víctimas.

'La Masacre de Cantaura' ocurrió en el marco de una operación militar desarrollada por funcionarios de los órganos de seguridad del Estado venezolano, contra miembros del Frente Guerrillero Américo Silva. Aproximadamente, 471 funcionarios, con un equipo técnico y de guerra, sorprendieron a unas 40 personas que se encontraban en el lugar de la masacre.

Las víctimas fueron identificadas como Roberto Rincón Cabrera, Emperatriz Guzmán Cordero, Carmen Rojas García, Sor Alonso Salazar, José Núñez, Mauricio Tejada, Enrique Márquez Velásquez, Carlos Hernández Arzola, Idemar Castillo, Luisa Estévez Arranz.

Además, Baudilio Herrera Veracierto, José Becerra Navarro, Eumenedis Ysoida Gutiérrez Rojas, Diego Carrasquel, Luis Gómez, Antonio Echegarreta, Eusebio Martel Daza, Rubén Castro Batista, Nelson Pacín Callazo, Carlos Zambrano Mira, Beatriz Jiménez y Julio Faría Mejía.

Igualmente, falleció un capitán del Ejército y un funcionario de la Dirección Nacional de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).



ABN 28/10/2009

sábado, 24 de octubre de 2009

Suspenden exhumaciones por masacre de Cantaura

Familiares de dos de las persons fallecidas en los hechos ocurridos el 4 de octubre de 1982, conocidos como la masacre de Cantaura, se quedaron esperando ayer por fiscales nacionales que procederían a exhumar los restos.

Los representantes de la Fiscalía no pudieron venir por encontrarse aún en la capital, realizando otras diligencias relacionadas con la causa.

Las exhumaciones que se harían en los cementerios de Puerto La Cruz y Guanta, fueron suspendidas, sin que se sepa cuando se realizarán.

Alcides Rondón, Criseida Márquez, Pablo Gutiérrez, Sonia de Gutiérrez, Ignacio Figuera, Cruz Nolazco y Nigel Barroyeta, informaron que el el próximo martes la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se reunirá con los familiares de la víctimas y los integrantes de la asociación civil Cantaura Vive, para conocer las actuaciones que se han hecho hasta los momentos.

Para hoy a las 9:00 am se tiene previsto una reunión en las instalaciones del Instituto de Capacitación Municipal (Icam) en el estadio Lumumba Estaba de Puerto La Cruz.

Actuaciones
Ayer, el Ministerio Público recibió de parte del presidente del Circuito Judicial Penal Militar, Francisco Rivas, dos piezas del expediente original de la masacre de Cantaura, de la cual acaban de cumplirse 27 años.

La petición fue hecha por la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, para establecer las responsabilidades penales sobre este suceso donde perdieron la vida 25 personas, 23 integrantes del Frente Guerrillero “Américo Silva”, un capitán del Ejército y un funcionario de la Disip.

El expediente original fue instruido por el Juzgado Militar de Primera Instancia Permanente con sede en Maturín, estado Monagas, pero reposaba en el Departamento de Coordinación Judicial del Circuito Militar Penal en Fuerte Tiuna en El Valle de Caracas.

El 4 de octubre de 1982 a las 5:30 am, aviones Canberra y Bronco de la Fuerza Aérea Venezolana, con participación de un general, ocho oficiales superiores, 24 oficiales subalternos, 378 efectivos de tropa y 70 funcionarios de Disip (en total 471 hombres) procedieron a atacar el campamento donde perecieron hombres y mujeres entre 16 y 30 años.

El caso se activó a solicitud de familiares de las víctimas en el año 2006.

4 excavaciones
En la zona norte del estado, los fiscales nacionales 39 y 42, Jhonny Méndez y Juan Ochoa, junto a los homólogos regionales Mariet Salazar y Gabriela Santana, exhumarían los restos de Sorfany Alfonzo y Julio César Farías, en Puerto La Cruz. En Guanta, los de Eumerides Isoidar Gutiérrez y en Anaco los de Luis José Gómez.


Eleida Briceño Sáez
El Diario El Tiempo
24/10/2009

jueves, 22 de octubre de 2009

Fiscalía recibió 2 piezas del expediente original de Masacre de Cantaura

El Ministerio Público recibió, de parte del presidente del Circuito Judicial Penal Militar, general de división Francisco Eduardo Rivas Rodríguez, dos piezas del expediente original del caso conocido como la Masacre de Cantaura, hecho ocurrido el 4 de octubre de 1982.

Tal requerimiento fue hecho por la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, a fin de establecer las responsabilidades penales en este hecho, en el cual perdieron la vida 25 personas, 23 integrantes del Frente Guerrillero 'Américo Silva', un capitán del Ejército y un funcionario de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).

En ese sentido, en la sede central del Ministerio Público se recibieron las dos piezas con 394 folios útiles correspondientes al expediente N° 82-1075, conforme a la solicitud realizada, indica un comunicado de prensa.

La fiscal general solicitó que le fuesen remitidas las actuaciones originales contentivas en el citado expediente, instruido por el Juzgado Militar de Primera Instancia Permanente con sede en Maturín, estado Monagas, y que oficialmente reposaba en el Departamento de Coordinación Judicial del Circuito Militar Penal, ubicado en Fuerte Tiuna, El Valle, Caracas.

Anteriormente, el pasado 28 de agosto, el director general de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), Hugo Armando Carvajal, remitió el expediente 50-34559, constante de cinco piezas con un total de 603 folios, del cual se han extraído importantes elementos.

Se calcula que el 4 de octubre de 1982, a las 5:30 de la mañana, aviones Canberra y Bronco de la Fuerza Aérea Venezolana, con participación de un general, ocho oficiales superiores, 24 oficiales subalternos, 378 efectivos de tropa, 70 funcionarios Disip, en total 471 hombres; procedieron a atacar un campamento, donde perecieron hombres y mujeres de entre 16 y 30 años.

Este caso se activó debido a una solicitud hecha por familiares de las víctimas ante el Ministerio Público en el año 2006.

ABN 22/10/2009

viernes, 16 de octubre de 2009

Continúan exhumaciones por la masacre de Cantaura

En el caso de la masacre de Yumare también hay órdenes de captura, entre las que se encuentran la de Henry López Sisco y Norberto y Alirio Rebanales.

Continúan los trabajos de exhumación de los restos de las personas que fallecieron en la masacre de Cantaura.

Así lo señaló la fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, quien agregó que las exhumaciones se realizarán tanto en Caracas como en el interior del país.

Por otra parte, reiteró que los trabajos de investigación en el caso del Caracazo están bastante adelantados.

En el caso de la masacre de Yumare también hay órdenes de captura, entre las que se encuentran la de Henry López Sisco y Norberto y Alirio Rebanales.

Estas declaraciones las ofreció durante la transmisión del programa “En Sintonía con el Ministerio Público” que se transmite por Radio Nacional de Venezuela.


Prensa Web RNV
16/10/2009

jueves, 15 de octubre de 2009

Ministerio Público protegerá a víctimas de la masacre de Cantaura

Ministerio Público protegerá a víctimas de la masacre de Cantaura

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, aseveró que protegerán a las víctimas de la llamada Masacre de Cantaura, ocurrida el 4 de octubre de 1982 en esa población del estado Anzoátegui, porque corresponde al Estado garantizarle la vida y la seguridad a los venezolanos.

El señalamiento lo realizó motivado a que, según indicó Ortega Díaz, algunas víctimas le manifestaron sentir temor a declarar sus testimonios, precisó una nota de prensa del Ministerio Público.

“Venezuela, como Estado soberano, garantiza la seguridad de los ciudadanos” expresó la fiscal general y recordó que el Ministerio Público cuenta con unidades de atención a las víctimas en todo el país.

Añadió que durante la visita realizada el pasado sábado 10 de este mes a la población de Cantaura, en el estado Anzoátegui, con ocasión de la conmemoración de los 27 años de la masacre, conversó con algunos de los sobrevivientes a quienes les expresó que es importante que sientan seguridad, porque el Estado los va a proteger.

Destacó que el Estado tiene interés en que este caso se esclarezca y añadió que existe la Ley de Protección de Víctimas, Testigos y demás Sujetos Procesales y la propia Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que desarrollan en su articulado lo relacionado con la protección que debe darse a las víctimas.

'La Constitución profundiza el respeto a los derechos humanos, distinto a lo ocurrido en épocas anteriores, cuando como política de Estado había violación de los derechos humanos', expresó.

La fiscal recordó que anteriormente no sólo se perseguía la disidencia política sino que se encarcelaba a las personas y se utilizaban mecanismos de tortura para obtener la verdad.

'Había un Estado violador de los derechos humanos, mediante una política de persecución, de agresión y de violación a los derechos humanos', enfatizó.

Adicionalmente, Ortega Díaz refirió que se tiene previsto la exhumación de 17 de los restos de los fallecidos, seis de las cuales se realizarán en Caracas, cuatro en Anzoátegui, una en Aragua, otra en Carabobo, cuatro en Sucre y una en Monagas.

Explicó que el proceso se inició en Caracas tomando en cuenta que en esta ciudad está ubicada la Coordinación Nacional de Medicatura Forense, lo cual facilita el proceso. Posteriormente, esos expertos se podrán trasladar al resto del país.

Al ser consultada sobre los resultados que arrojarán las exhumaciones, la fiscal general agregó que existen dudas acerca del hecho de que las víctimas hayan recibido tiros de gracia y 'queremos constatar si efectivamente esto se produjo'.

Añadió que se han practicado diligencias que han permitido tener claridad en torno al caso y pronto se harán anuncios importantes que cambiarán el enfoque de la investigación, porque hasta ahora se ha hablado de un enfrentamiento.

Explicó que cuando se habla de un enfrentamiento existe una proporcionalidad y aclaró que en el caso de la Masacre de Cantaura se trató de una emboscada y que 471 funcionarios, con un equipo técnico y de guerra, sorprendieron a unas 40 personas que se encontraban allí.

Dijo que el hecho de que se tratara de un asentamiento guerrillero no justificaba vulnerarles sus derechos.

'Aun cuando la persona sea trasgresora de la ley, aun cuando la persona haya cometido un delito, tiene un procedimiento que debe ser respetado, el cual está establecido en las leyes venezolanas', reiteró.

Añadió:'La Constitución de la época establecía los derechos que tenían los ciudadanos. En Venezuela nunca se ha consagrado la pena de muerte y allí se aplicó la pena de muerte sin tener juicio'.

Asimismo, señaló que luego de los hechos se produjo el acoso a los familiares de los fallecidos, quienes fueron perseguidos, detenidos, torturados y sus residencias allanadas, motivo por el cual tuvieron que tomar medidas para enfrentar esa arremetida.

'No sólo fueron víctimas por el dolor y la tristeza que les producía la muerte de familiares sino que fueron expuestos en virtud del trato que se les dio', manifestó.

A tal efecto, el Ministerio Público investiga no sólo las muertes que se produjeron sino también los otros hechos ocurridos alrededor de esta masacre.

Destacó que como parte de la investigación, entre otras diligencias, se han librado 325 oficios dirigidos a organismos policiales, medios de comunicación y otras instituciones.



ABN 15/10/2009

Continúa exhumación de las víctimas de la 'Masacre de Cantaura'

La Fiscalía venezolana prosiguió con sus investigaciones penales sobre la represión estatal atribuida a la llamada IV República (1958-1999), con la exhumación de los restos de otras tres víctimas de un número total no establecido.

"Estas son tres de las aparentes veinte víctimas de la 'Masacre de Cantaura', restos que serán examinados por forenses para determinar cómo murieron, lo que eventualmente derivará en órdenes de captura para ofrecer así la justicia que se espera como respuesta del Estado", dijo a los periodistas el fiscal Juan Carlos Ochoa.

"Mañana se exhumarán otros dos cuerpos en el Cementerio del Este y otros 3 en la ciudad de Barcelona (oriente) el 23", detalló.

La diligencia se cumplió en el Cementerio General del Sur, uno de los camposantos donde fueron sepultados los fallecidos el 4 de octubre de 1982 en un aparente ataque militar en Cantaura, en el oriente venezolano, a un campamento de activistas de izquierda.

"Los supuestos encargados de proteger a la población cometieron crímenes de lesa humanidad, el cadáver de mi hermano apareció acribillado a balazos, hay constancia de que las mujeres fueron violadas por funcionarios militares", dijo Henry Rafael Das, en el cementerio caraqueño.

"Esperamos que haya justicia.Tenemos confianza en que se lleve este caso hasta el final, caiga quien caiga, sabemos que hay gente muy comprometida que está actualmente en el país, inclusive en el Gobierno", agregó Das, hermano de uno de los activistas asesinados.



En la presentación del libro "La Desaparición Forzada en Venezuela 1960-1969", hace tres años, el entonces vicepresidente venezolano, José Vicente Rangel, subrayó que ese tipo de práctica "no empezó en las dictaduras militares del Cono Sur americano, sino en gobiernos democráticos de Venezuela".

...

EFE

Exhumación de cadáveres de masacre de Cantaura permitirá adelantar imputaciones

Con la exhumación de los restos de los caídos en la llamada masacre de Cantaura, ocurrida en esa ciudad del estado Anzoátegui el 4 de octubre de 1982, se podrá adelantar una investigación más efectiva para establecer la causa de las muertes de estas personas y así poder determinar las responsabilidades penales respectivas de quienes estén vinculados con este hecho.

La información la dio a conocer uno de los fiscales comisionados en este caso, el fiscal 42 nacional, Juan Carlos Ochoa, presente en el acto de exhumación de los restos de los ciudadanos Eusebio Martel, Nelson Basin Collazo y Carlos Arzola, este jueves, en el Cementerio General del Sur, en Caracas.

El fiscal señaló que en el acto se encuentra un grupo de expertos en antropología forense, que ayudará a determinar y corroborar la posible causa de la muerte de esos ciudadanos.

El 4 de octubre de 1982, durante el Gobierno de Luis Herrera Campíns, cuatro aviones de Fuerza Aérea de Venezuela lanzaron 17 bombas de 250 libras en las cercanías de Cantaura, mientras que 1500 efectivos del ejército, Guardia Nacional y la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip) cercaban con orden de aniquilar a los integrantes del Frente Américo Silva, en total 41 revolucionarios.

El fiscal señaló que la presunción que manejan es que esos ciudadanos fueron asesinados por heridas producidas por armas de fuego, “lo que se va a corroborar con los informes de la época y mediante este proceso seguirán las investigaciones y cuando existan elementos de convicción se procederá a las imputaciones”.

En relación con el ex comisario Henry López Sisco, quien dirigió las masacres de Cantaura, Yumare, El Amparo, entre otras, y actualmente se encuentra fuera del país, Ochoa refirió que hay una orden de aprehensión contra este ciudadano y debe haber una solicitud en el ámbito internacional en los medios policiales correspondientes para su captura y traerlo a Venezuela.

Sobre la mascacre de Yumare, ocurrida en Yaracuy en mayo de 1986, y el Caracazo, en 1989, informó que también se adelantan investigaciones, hay imputaciones y órdenes de captura.

Ochoa informó que este viernes se procederá a la ejecución de dos exhumaciones más, en el Cementerio del Este, en Caracas, y tentativamente, para el 23 de este mes, se hará otra en Barcelona, estado Anzoátegui, y posteriormente el Ministerio Público informará acerca de otros procedimientos al respecto.

En la exhumación de este jueves, Ochoa estuvo acompañado por los otros fiscales comisionados en este caso: el fiscal 39 nacional, Jhonny Méndez, y dos fiscales de Anzoátegui, la fiscal séptima, María Salazar, y la fiscal décimocuarta del Ministerio Público con sede en Anaco, Gabriela Santana Meza.



ABN 15/10/2009

Inician exhumaciones de víctimas de Cantaura

Las primeras exhumaciones se realizarán en el Cementerio General del Sur, en Caracas, y luego en los estados Anzoátegui, Aragua, Carabobo, Sucre y Monagas, informó la Fiscal General de la República.

Con la exhumación de los restos de los caídos en la llamada masacre de Cantaura, ocurrida en esa ciudad del estado Anzoátegui el 4 de octubre de 1982, se podrá adelantar una investigación más efectiva para establecer la causa de las muertes de estas personas y así poder determinar las responsabilidades respectivas. La información la dio a conocer uno de los fiscales comisionados en este caso, el fiscal 42 nacional, Juan Carlos Ochoa, presente en el acto de exhumación de los restos de los ciudadanos Eusebio Martel, Nelson Collazo y Carlos Arzola, este jueves, en el Cementerio General del Sur, en Caracas.

El fiscal señaló que en el acto se encuentra un grupo de expertos en antropología forense, que ayudará a determinar y corroborar la posible causa de la muerte de esos ciudadanos. Así mismo, señaló que la presunción que manejan es que esos ciudadanos fueron asesinados por heridas producidas por armas de fuego, lo que se va a corroborar con los informes de la época y mediante este proceso seguirán las investigaciones y cuando existan elementos de convicción se procederá a las imputaciones.

En relación con el ex comisario Henry López Sisco, quien dirigió las masacres de Cantaura, Yumare, El Amparo, entre otras, y actualmente se encuentra fuera del país, Ochoa refirió que hay una orden de aprehensión contra este ciudadano y debe haber una solicitud en el ámbito internacional en los medios policiales correspondientes para su captura y traerlo a Venezuela.

En la exhumación de este jueves, Ochoa estuvo acompañado por los otros fiscales comisionados en este caso: el fiscal 39 nacional, Jhonny Méndez, y dos fiscales de Anzoátegui, la fiscal séptima, María Salazar, y la fiscal décimo cuarta del Ministerio Público con sede en Anaco, Gabriela Santana Meza.

Ochoa informó que este viernes se procederá a la ejecución de dos exhumaciones más, en el Cementerio del Este, en Caracas, y tentativamente, para el 23 de este mes, se hará otra en Barcelona, estado Anzoátegui, y posteriormente el Ministerio Público informará acerca de otros procedimientos al respecto.


Prensa YVKE Mundial, VTV
15/10/2009

Este jueves exhumarán a víctimas de la masacre de Cantaura

A fin de realizar los diferentes estudios a los restos de los cuerpos, este jueves comenzarán las primeras 17 exhumaciones de las víctimas de los sucesos ocurridos el 4 de octubre de 1982, hecho conocido como la Masacre de Cantaura, estado Anzoátegui.

Así lo informó la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, en el programa Contragolpe que transmite Venezolana de Televisión (VTV).

La fiscal señaló que el proceso se ha logrado luego de que se hicieran las respectivas solicitudes ante los tribunales de control en varios estados del país, esto para que se permitieran las diferentes exhumaciones que buscan recabar información criminalística.

Las primeras exhumaciones se realizarán en el Cementerio General del Sur, en Caracas, y luego en los estados Anzoátegui, Aragua, Carabobo, Sucre y Monagas.

Ortega Díaz no quiso adelantar información referente a los responsables de este hecho violento, pero afirmó que en el mismo participaron oficiales militares superiores y subalternos, así como funcionarios de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip).

La masacre de Cantaura ocurrió después de que se iniciara una operación militar en la que se pretendía detener el avance de un grupo de insurgentes del Frente Guerrillero “Américo Silva” que supuestamente se estaría conformando en contra del gobierno del entonces presidente de la República, Luis Herrera Campins, quien estuvo en el poder desde 1979 y hasta 1983.




ABN 14/10/2009

lunes, 12 de octubre de 2009

Fiscalía General exhumará cuerpos de jóvenes asesinados en Cantaura

Las exhumaciones comenzarán con seis cuerpos sepultados en el área metropolitana y seguirán posteriormente con 4 en Anzoátegui, 4 más en Sucre, una en Monagas, una en Aragua y otra en Carabobo

Cantaura.- Tras participar en un acto en conmemoración al 27 aniversario de la masacre de Cantaura, este sábado, la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció que a partir del jueves 15 de octubre serán exhumados los cuerpos de 17 jóvenes de las 23 víctimas del ataque perpetrado el 4 de octubre de 1982.

Ortega, quien participó como invitada especial de las Fundaciones Cantaura Vive, Julio Capote y Emperatriz Guzmán, en las actividades celebradas en la Plaza Bolívar de la capital chamariapera, señaló que las inhumaciones arrojarán mayores indicios sobre los brutales acontecimientos cometidos en contra de los integrantes del Frente Américo Silva en los Changurriales del Morocho Evans.

“El Ministerio Público está haciendo acto de presencia en Cantaura para informar a sobrevivientes y familiares de las víctimas sobre el curso de las investigaciones, pues tenemos indicios, según lo dicho por testigos presenciales y referenciales, de que se les aplicó torturas y tiros de gracia a varios de estos jóvenes”.

Señaló que las exhumaciones comenzarán con seis cuerpos sepultados en el Área Metropolitana y seguirán posteriormente con 4 en Anzoátegui, 4 más en Sucre, una en Monagas, una en Aragua y otra en Carabobo.

Ortega indicó que “como hecho curioso ni la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ni otro organismo hizo un pronunciamiento público para repudiar este lamentable hecho, pues sólo hubieron algunas manifestaciones tímidas de sectores progresistas del país”.

Manifestó que incluso los familiares de los fallecidos en Cantaura tuvieron un doble sufrimiento, ya que además de perder a un ser querido, fueron sometidos a persecuciones, allanamientos y torturas, pero no hubo una voz que se levantara para defender sus intereses, lo que me llama poderosamente la atención en tiempos como estos, con respecto al tema de los derechos humanos”. La Fiscal señaló que el MP reabrió desde el 2008 este caso con la finalidad de esclarecer lo ocurrido, determinar responsabilidades de los autores materiales e intelectuales. “Una vez que se determinen estas responsabilidades, pediremos que se sancionen a los culpables, aplicándoles todo lo que la Ley establece respecto a estos repudiables crímenes, pues no vamos a descansar, ya que nos hemos propuesto llevar la investigación hasta que los hechos queden esclarecidos”.

Justicia
En tanto, Manuel Méndez, directivo de la Fundación Cantaura Vive, comentó que “aunque en el pasado se hicieron muchos actos de conmemoración, cuatro mandatarios de la antigua República no mostraron interés alguno en hacer justicia. Sobrevivientes y familiares de quienes murieron ese día vemos como los actos de este año y la presencia de la Fiscal, Luisa Ortega Díaz, nos indican que combatirán la impunidad, pues la consigna de la lucha contra el imperialismo, por la cual ellos fueron asesinados, sigue vigente”. Israel Barreto, de la Fundación Julio Capote, también señaló a la funcionaria “que toda Cantaura se encuentra esperando a que se haga justicia y se reivindique la lucha de estos jóvenes”.

domingo, 11 de octubre de 2009

Exhumarán 17 cuerpos de guerrilleros asesinados en Masacre de Cantaura

Los cuerpos de 17 combatientes del Frente Guerrillero Américo Silva, asesinados en una operación de exterminio el 4 de octubre de 1982 en Cantaura, estado Anzoátegui, serán exhumados por orden del Ministerio Público (MP) a partir de este jueves 15.

Así lo dio a conocer la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien participó este sábado en un emotivo recordatorio a los caídos en la Masacre de Cantaura, efectuado en la plaza Bolívar de esta localidad, ubicada en el municipio Freites.

Señaló que las investigaciones, orientadas a determinar la responsabilidad de los autores materiales e intelectuales del suceso, están bien adelantadas por lo que próximamente se harán nuevos anuncios vinculados a acciones legales inmediatas. Destacó que además de los documentos y expedientes de la época, se han tomado testimonios de familiares de los guerrilleros asesinados, quienes después de la Masacre de Cantaura fueron objeto de persecuciones, torturas y allanamientos.

La fiscal general manifestó a los parientes de los caídos: "Ha llegado el fin del dolor, de la tristeza y de la represión a la que fueron expuestos durante mucho tiempo, producto de la tragedia que les toco vivir por la muerte de sus familiares".Añadió que el Estado venezolano, respetuoso de los derechos humanos, "quiere que toda la verdad fluya, para saber quiénes son los responsables y poder imponer las penas que corresponden".

A partir del jueves exhumarán cadáveres de Masacre de Cantaura

La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, dijo que como parte de la investigación, los desentierros de las víctimas se realizarán a partir del día 15 de este mes. Indicó que las investigaciones de la emboscada contra 23 jóvenes estudiantes están adelantadas y pronto fijarán las responsabilidades materiales e intelectuales
zobeida salazar

CANTAURA.- La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció que la próxima semana se practicarán las primeras exhumaciones de las víctimas de la Masacre de Cantaura y empezarán el proceso con 17 de los 23 cadáveres.

El señalamiento lo hizo ayer en el municipio Freites, en el marco de un acto central que se realizó para conmemorar a los caídos hace 27 años, específicamente el 4 de octubre de 1982. Ese día, cuatro aviones de la Fuerza Aérea lanzaron 17 bombas en las cercanías de Cantaura, contra los 41 miembros del guerrillero Frente Américo Silva.

Ortega Díaz dijo que las exhumaciones empezarán el jueves 15, con seis víctimas que están en Caracas.

Luego desenterrarán cuatro en Anzoátegui, uno en Carabobo, cuatro en Sucre y uno en Monagas, entre otros, hasta hacerlo con todos los cadáveres.

La titular del Ministerio Público dijo que la averiguación está bien adelantada y en los próximos días, hará importantes anuncios acerca de las acciones que tomará su despacho en torno a este caso.

Ortega aclaró que la investigación está dirigida a determinar la responsabilidad de los autores materiales e intelectuales y recordó que posterior a la masacre, se produjeron persecuciones, torturas, detenciones, y allanamientos a los familiares de las víctimas.

“Ellos fueron sometidos o victimizados en dos ocasiones: primero con la muerte de sus familiares y luego con el maltrato por esa persecución, que les impidió poder averiguar si había investigación con respecto a la masacre.”

Hechos claros
Ortega dijo que ya tenían claridad de cómo ocurrieron los hechos, pero que aún faltan algunos detalles para determinar responsabilidades, tomar acciones y pedir las penas.

Durante su alocución en el acto, Ortega Díaz dijo que se determinó que hubo una emboscada contra jóvenes estudiantes desarmados, de manera sorpresiva y desproporcionada por parte de un ejército de 471 funcionarios militares.

“Allí participaron un general, 8 oficiales superiores, 24 subalternos, 378 efectivos de tropa y 70 funcionarios de la Disip.”

A este acto asistieron diferentes asociaciones de víctimas, sobrevivientes de la masacre, el secretario de gobierno Rafael Vega, el periodista Francisco Solórzano (Frasso), el alcalde de Anaco Francisco Solórzano y el diputado Daniel Ortega, entre otros.

Manuel Méndez, representante de la Asociación Cantaura Vive y Misael Barreto de la Fundación Julio Capote Martínez, indicaron que estos grupos nacieron para pedir justicia y aplauden el planteamiento recto de la fiscal de sacar adelante el caso y establecer responsabilidades.

Alejandro Velásquez Guerra, sobreviviente de la masacre de Cantaura, destacó que la justicia se está aproximando a la verdad y eso “es lo que todos hemos esperado por más de 27 años”.

Mensaje
La fiscal Luisa Ortega Díaz se dirigió a los familiares de las víctimas y les dijo que ha llegado el fin del dolor, la tristeza y la represión a la que fueron expuestos durante muchos años, producto de la tragedia que les tocó vivir por la muerte de sus familiares. “Ahora estamos en un Estado garantista, protector de los derechos humanos, que tiene mucho interés porque todas las investigaciones prosperen. El Estado está interesado en que se muestre la verdad, determinar responsabilidades y pedir las penas que correspondan.”

Opinión
El alcalde de Anaco, Francisco Solórzano, indicó que la presencia de la Fiscal Luisa Ortega Díaz, en Cantaura, demuestra la voluntad del Ministerio Público de esclarecer este caso que durante 27 años estuvo engavetado, mientras los familiares tenían sed de justicia y dolor por las víctimas.

“Creo que ahora sí habrá respuestas contundentes, se van a imputar a los autores intelectuales y materiales. Ellos tendrán que pagar por los 23 asesinatos ocurridos en Los Changurriales de Cantaura”.

Fiscalía adelanta tres casos de Anzoátegui
La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Rivas, dijo ayer en Cantaura que ese despacho adelanta las investigaciones en tres casos relevantes ocurridos en el estado Anzoátegui.

En primer termino se refirió a los 13 muertos y más de 300 contaminados con gas cloro, luego de la colisión de una gandola que transportaba ese químico por la vía nacional, específicamente en Clarines.

Ortega Díaz señaló que actualmente el único privado de libertad por ese caso, es el chofer de la gandola.

Dijo que en los próximos días, el Ministerio Público presentará el acto conclusivo y no se descarta que se produzcan más detenciones de involucrados en el caso.

Indicó que los fiscales asignados en el estado Anzoátegui están abocados a determinar si hay alguna responsabilidad de personas jurídicas o representantes de empresas involucradas en el hecho. Acotó que en las próximas semanas harán anuncios oportunos.

Ortega Díaz también hizo alusión al caso del asesinato del dirigente juvenil del partido Podemos, Jonathan Rivas, quien murió luego dé recibir varios disparos, durante una manifestación pública en El Tigre, capital de Simón Rodríguez e indicó que ya presentaron acusación.

Igualmente anunció que no se descartan nuevas imputaciones de presuntos involucrados en este caso.

Señaló que solo esperan que el Tribunal asignado al caso de Jonathan Rivas, fije la fecha para realizar la audiencia preliminar. Sobre el asesinato de la ingeniera de nacionalidad suiza, María Cleslia Spinas Dora (51), ocurrido en Puerto la Cruz, destacó que en este caso, se va a presentar el acto conclusivo. Adelantó que ya asignaron un fiscal nacional para investigar los hechos.

Ortega Díaz dijo que ya tienen una persona identificada y privada de libertad en el caso de la muerte de la ingeniera. “La investigación está muy adelantada”.


Eltiempo

Fiscalía exhumará 17 cuerpos de guerrilleros asesinados en masacre de Cantaura

El MP reactivó el caso en 2006, y lo puso a cargo de los fiscales nacionales 39º auxiliar, Johnny Méndez, y 42º, Juan Carlos Ochoa, quienes hasta la fecha han realizado 23 actuaciones oficiales para recabar elementos procesales

Los cuerpos de 17 combatientes del frente guerrillero Américo Silva, asesinados en una operación de exterminio el 4 de octubre de 1982 en Cantaura, estado Anzoátegui, serán exhumados por orden del Ministerio Público (MP) a partir de este jueves 15.

La fiscal general de la república, Luisa Ortega Díaz, participó ayer en un acto recordatorio a los caídos en la masacre de Cantaura, efectuado en la plaza Bolívar de esta localidad, ubicada en el municipio Freites.

Ortega Díaz precisó que las primeras 6 exhumaciones se realizarán en Caracas, para continuar con un procedimiento en el estado Monagas, 4 en Anzoátegui, 2 en Sucre y 4 en Aragua.

Señaló que las investigaciones, orientadas a determinar la responsabilidad de los autores materiales e intelectuales del suceso, están bien adelantadas por lo que próximamente se harán nuevos anuncios vinculados a acciones legales inmediatas.

Recopilación
Destacó que además de los documentos y expedientes de la época, se han tomado testimonios de familiares de los guerrilleros asesinados, quienes después de la masacre de Cantaura fueron objeto de persecuciones, torturas y allanamientos.

La fiscal general manifestó a los parientes de los caídos: “ha llegado el fin del dolor, de la tristeza y de la represión a la que fueron expuestos durante mucho tiempo, producto de la tragedia que les tocó vivir por la muerte de sus familiares”.

Añadió que el Estado venezolano, respetuoso de los derechos humanos, “quiere que toda la verdad fluya, para saber quiénes son los responsables y poder imponer las penas que corresponden”.

Antecedentes
El 4 de octubre de 1982, durante el gobierno de Luis Herrera Campins, cerca de 400 efectivos de la Fuerza Armada Nacional (FAN), acompañados por funcionarios de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), emprendieron una operación de asalto y exterminio en el municipio Freites de Anzoátegui. La acción, que recibió apoyo de unidades de la Fuerza Aérea, específicamente aviones Canberra y Bronco, culminó con el asesinato de 23 combatientes del frente guerrillero Américo Silva, que acampaban en el sector Los Changurriales de “morocho” Evans, en las inmediaciones de Cantaura. En la acción también perecieron un capitán del ejército y un funcionario de la Disip. El MP reactivó el caso en 2006, y lo puso a cargo de los fiscales nacionales 39º auxiliar, Johnny Méndez, y 42º, Juan Carlos Ochoa, quienes hasta la fecha han realizado 23 actuaciones oficiales para recabar elementos procesales.


El Norte

sábado, 10 de octubre de 2009

El Ministerio Público realizará exhumaciones de víctimas de la masacre de Cantaura

La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, dijo que la próxima semana comenzarán con seis exhumaciones en el Área Metropolitana de Caracas

La Fiscal General de la República , Luisa Ortega Díaz, anunció que a partir del próximo jueves 15 de octubre comenzarán las primeras 17 exhumaciones de las víctimas por los sucesos ocurridos el 04 de octubre de 1982, hecho conocido como la Masacre de Cantaura.

El anuncio fue realizado durante la conmemoración de los 27 años del referido hecho, durante un acto efectuado en la Plaza Bolívar de Cantaura, municipio Pedro Manuel Freites del estado Anzoátegui

De acuerdo con la información suministrada por la Fiscal General , ya se hicieron las respectivas solicitudes ante los tribunales de control en varios estados del país, a los fines de comenzar con un proceso de exhumación que tiene varios objetivos desde el punto de vista criminalístico.

En este sentido, dijo que la próxima semana comenzarán con seis exhumaciones en el Área Metropolitana de Caracas, específicamente el jueves 15 de octubre.

Luego se harán cuatro en Anzoátegui, una en Aragua, una en Carabobo, cuatro en Sucre y una en Monagas, para un total de 17 casos.

Mediante estas exhumaciones se pretenden varios objetivos: corroborar la identidad de las víctimas, verificar las causas de su deceso y localizar evidencias de interés criminalístico, entre ellas saber si hubo víctimas a las que les dieron tiros de gracia.

Asimismo, destacó que en la masacre de Cantaura participaron un general, ocho oficiales superiores, 24 oficiales subalternos, 378 efectivos de tropa, 70 funcionarios de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip), en total 471 funcionarios, “que actuaron para sorprender a un grupo de jóvenes que se encontraban en ese lugar (los changurriales del Morocho Evans) fueron asesinados 23 jóvenes estudiantes, de manera cruel, violándole todos sus derechos”, precisó Ortega Díaz.

Calificó como hecho curioso el que no se hubiese presentado la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos ni ningún otro organismo internacional que levantara su voz para expresar su repudio por tal masacre, y ni siquiera una organización defensora de los derechos humanos venezolana expresara su repudio o condenara dicha acción.

Recordó que las pocas voces que se levantaron para cuestionar la masacre fueron silenciadas, y en el caso de los familiares de las víctimas resalta porque se les negó el derecho a la justicia y además se les persiguió con allanamientos, detenciones y otras acciones ilegales.

Por ello, a partir de 2008 el Ministerio Público, luego de 26 años de silencio, retomó con fuerza la investigación para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades de quienes hayan sido los autores materiales e intelectuales, para que se les aplique todo el peso de la ley por tan repudiable crimen.

En ese sentido, la Fiscal General indicó que se han entrevistado a 86 personas; se han enviados oficios a diversos organismos públicos y privados; se han practicado experticias en todo el territorio nacional con la finalidad de que suministren información y así el Ministerio Público tenga claridad de lo qué ocurrió ese 4 de octubre de 1982 y, sobre todo, cómo ocurrió.

Historia sangrienta
La masacre de Cantaura se hizo en el marco de una operación militar llevada a cabo por los órganos de seguridad del Estado venezolano contra un grupo de insurgentes del Frente Guerrillero "Américo Silva", para la época alzado en armas contra el Gobierno de Luis Herrera Campins (1979-1983).

En esta misma acción fallecieron un capitán del Ejército y un funcionario de la Dirección General de los Servicios de Inteligencia y Prevención (Disip)..

Las 23 víctimas homenajeadas fueron Roberto Rincón Cabrera, Emperatriz Guzmán Cordero, Carmen Rojas García, Sor Alonso Salazar, José Núñez, Mauricio Tejada, Enrique Márquez Velásquez, Carlos Hernández Arzola, Idemar Castillo, Luisa Estévez Arranz, Baudilio Herrera Veracierto, José Becerra Navarro, Eumenedis Ysoida Gutiérrez Rojas, Diego Carrasquel, Luis Gómez, Antonio Echegarreta, Eusebio Martel Daza, Rubén Castro Batista, Nelson Pacín Callazo, Carlos Zambrano Mira, Beatriz Jiménez y Julio Faría Mejía.

Este caso se activó debido a una solicitud realizada por familiares de las víctimas ante el Ministerio Público en el año 2006.

Otros tópicos
En el evento en Cantaura, estuvo presente además la señora Zenaida Mata de Rodríguez, madre del estudiante desaparecido en 1973, Noel Rodríguez, quien sólo pidió a todos no que se haga justicia, sino que se le diga dónde están sus restos para poder darle sepultura.

La Fiscal General manifestó su solidaridad con ella y manifestó públicamente que desde el Ministerio Público se hará lo necesario para lograr su ubicación luego de 36 años de desaparecido, asunto, que al parecer, no le ha interesado a ningún organismo defensor de los derechos humanos.

Finalmente, dio la buena nueva de que a partir de diciembre se reforzarán todas las Unidades de Atención a la Víctima y Orientación al Ciudadano.

Anunció que estas dependencias serán redimensionadas e incorporar en estas unidades un grupo de profesionales con sensibilidad social y vocación de servicio y dispuesto a apoyar especialmente a todas las personas que buscan en el Ministerio Público medidas de protección al ser sometidas a amenazas.


RNV

viernes, 9 de octubre de 2009

Cantaura: crónica de la impunidad

A 27 años de la Masacre de Cantaura pudiera estar llegando hoy el fin de la impunidad para los responsables de la muerte de 25 venezolanos, 11 de ellos asesinados con tiros de gracia.

En entrevista con Prensa Latina con motivo del premio "Gustavo Machado" por su libro Cantaura: una masacre anunciada, el investigador Rafael Hurtado confía en que la verdad salga a relucir al fin en este caso de violación masiva de los derechos humanos.

Para Hurtado, quien considera el objetivo de su obra ayudar a hacer pagar su culpa a los responsables, es el momento de decir a Venezuela y el mundo quienes fueron los autores intelectuales y materiales de la masacre.

Serán, al fin, los tribunales los encargados de condenar a los culpables y absolver a los inocentes, afirmó el investigador, quien recordó que ya en 1982, año de los hechos, se inició un juicio que no pasó de una indagación de la Fiscalía Militar de Maturín.

Recordó que ese proceso concluyó a los ocho meses con el alegato "no ha lugar" porque supuestamente se trataba de un acto de guerra. En opinión de Hurtado, entonces se obvió que 11 de los muertos fueron asesinado con un tiro en la boca y otro en la base de la nuca (cervical), luego de un uso desproporcionado de fuerza militar porque se planificó la acción como una operación de exterminio.

Hubo, apuntó, un ataque aéreo desproporcionado contra un destacamento guerrillero de apenas 40 personas con participación de cuatro aviones de guerra (dos bronco y dos Canberra) que bombardearon palmo a palmo el campamento.

Posteriormente entraron dos helicópteros artillados y disparan con balas .50 sobre el campamento porque la idea era asegurase que no quedara nadie vivo: una operación de exterminio de tipo tierra arrasada, expresó Hurtado. El investigador explicó que en su libro se demuestra como en un despliegue terrestre, inmediatamente después del ataque aéreo hubo en un momento hasta dos mil 500 miembros de la Policía Política (DISIP) y de batallones de cazadores, especialistas en contrainsurgencia.

Es entonces cuando 11 heridos son rematados con tiros de gracia, lo cual, precisó, queda expuesto en las fotos publicadas en el libro, editado por la editorial venezolana El Perro y la Rana, tras lo cual intentaron quemar los cadáveres con la idea de ocultar el crimen.

Según Hurtado, cuando llegaron al lugar los primeros periodistas, los responsables se dieron cuenta que estaban cometiendo un error, pero las evidencias quedaron allí.

La impunidad fue avalada asimismo por un intento de investigación en el Congreso que, en opinión del autor tampoco llegó a un resultado porque los partidos Acción Democrática y COPEI se pusieron de acuerdo para proteger a los culpables.

Entre los culpables, según afirma, estaba el presidente de la República entonces Luis Herrera Campins (1979-1983) a quien responsabiliza por haber dado da la orden directa de la operación de exterminio.

Asimismo los ministros de Interior, Luís Narváez y de Defensa, Arturo Machado; el director de Inteligencia Militar, Remberto Uzcátegui; el director de la policía política (DISIP), José Murga y Henry López Sisco, de ese mismo organismo, entre otros.

El alto gobierno estaba involucrado, asegura Hurtado.

La Masacre de Cantaura fue ejecutada el 4 de octubre de 1982 contra un campamento del frente guerrillero Américo Silva del grupo Bandera Roja, en las cercanías de la población de Cantaura, estado Anzoátegui, en el oriente de Venezuela.

Entre los sobrevivientes se encuentra el comandante guerrillero Alejandro Velásquez, cuyos testimonios ayudaron a descubrir lo ocurrido realmente, en momentos que las autoridades venezolanas aplicaban la llamada Doctrina Reagan de tierra arrasada.

A 27 años de los hechos, Velásquez afirmó a Prensa Latina que los esfuerzos no van dirigidos a la revancha, sino a hacer relucir la verdad en torno a la muerte de sus compañeros de lucha.

Velásquez, condecorado este año con la Orden Warairarepano por el Concejo Municipal de Caracas, estima que con ese crimen sus autores probablemente pensaron que estaban destruyendo el frente guerrillero y poniendo fin a la lucha en Venezuela.

"Ahora uno dice, bueno: se fueron los camaradas, pero pese a ello nació la patria que querían y aquí está esta revolución, continuación de aquella lucha", expresó.

El pasado mes de junio, el Ministerio Público informó que realizó 23 nuevas actuaciones para contar con suficientes elementos procesales y establecer las responsabilidades penales.

Los fiscales encargados explicaron que se han realizado entrevistas para la ubicación de testigos y familiares de víctimas, así como evidencias resguardadas por habitantes del sector donde ocurrieron las muertes.

El caso se activó en 2006 por solicitud de familiares de las víctimas al el Ministerio Público, con el apoyo de amplios sectores que piden la aclaración de este y otros crímenes cometidos como parte de la sistemática represión a la izquierda venezolana.





Miguel Lozano
Corresponsal Jefe de Prensa Latina en Venezuela
17/08/2009
plcaracas@cantv.net

Masacre de Cantaura: 23 almas y un imperio

El 4 de octubre de 1982 la capital del municipio Pedro María Freites, Cantaura, estado Anzoátegui, amaneció bañada con la sangre de un grupo de 23 hombres y mujeres cuyo único pecado fue soñar con un esquema social diferente al establecido en aquella Venezuela injusta y clasista.

El entonces presidente, Luis Herrera Campins, había ordenado que aviones de la Fuerza Armada bombardearan el lugar conocido como los Changurriales del morocho Evans, donde un grupo de jóvenes revolucionarios se encontraba celebrando un congreso ideológico.

Casi todos eran estudiantes que conformaban el Frente Américo Silva (FAS), brazo armado del partido Bandera Roja, y que en ese episodio fueron víctimas de los desmanes de la cuarta República y de lo que ellos llamaban el sistema «ejemplo» de la democracia en América Latina: «Muertes crueles, cabezas destrozadas, manos amputadas, senos mutilados y disparos a quemarropa».

La mano del Imperio

La actuación militar en Cantaura no surgió de forma espontánea, tal como lo refleja un trabajo de investigación presentado por Radio Nacional en su página digital, obedecía a un esquema represivo que los Estados Unidos distribuyó en todo el continente, como parte de su política exterior destinada a defender lo que consideran sus «intereses». Este tipo de operaciones, en especial, data desde principios de la década de los 60.

Mientras John Fitzgerald Kennedy estuvo el frente del Gobierno estadounidense (1960-1963), las operaciones de contrainsurgencia dirigieron sus estrategias a minimizar los apoyos sociales que los guerrilleros despertaban en sus zonas de acción.

Los ejércitos y las policías de América Latina trabajaron, por indicaciones del Departamento de Estado y la CIA, en los asentamientos campesinos generando matrices de opinión negativas que persiguieron fomentar un rechazo hacia los grupos guerrilleros. «Sólo después de aislarlos, los guerrilleros debían sufrir el acoso militar de la contrainsurgencia», escribió Domingo Alberto Rangel en un artículo titulado «Cuando la democracia también mata».

Más tarde, el Departamento de Estado, durante la presidencia de Ronald Reagan (1981-1989), asume otra concepción (y que todavía continúa siendo política del poder imperialista): Al foco guerrillero hay que exterminarlo, aún cuando se trate de manifestaciones embrionarias. En el mismo texto, refiriéndose al proceder de los gobiernos de derecha frente a los insurgentes, Rangel asegura: «…una guerrilla que se arraiga o se mantiene, resulta indestructible. Proceder sin contemplaciones en el primer momento ahorrará esfuerzos estériles más tarde».

Para el momento en que se produce la cobarde masacre de Cantaura, la política Reagan, sobre el exterminio de los focos guerrilleros, había dejado en el olvido a la de Kennedy. Cantaura resultó el primer escenario donde aplicó la «receta Reagan» en Venezuela.

Renovar la investigación

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, exigió en el año 2005 a las autoridades venezolanas competentes que reabrieran la investigación de la masacre de Cantaura.

«Hago un llamado a los poderes del Estado y a los representantes de esos poderes a asumir estos casos emblemáticos de cómo actuaban los gobiernos de la IV República en materia de persecución, asesinato y desapariciones forzadas», demandó el Jefe de Estado en esa oportunidad.

Solicitó, para aquel momento, al ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón; al presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Omar Mora Díaz; al presidente de la Asamblea Nacional, Nicolás Maduro, y al fiscal general de la República, Isaías Rodríguez, que se inicie la búsqueda de toda la información que exista sobre la Masacre de Cantaura.

«Debemos buscar toda la información que podamos, que pueda estar en archivos y que pueda estar en documentos para que haya justicia», dijo el Presidente.

Explicó que la masacre de Cantaura, en el año 1982, constituye una de las matanzas conducidas por los gobiernos de la IV República, la cual quedó impune porque no se investigaron a fondo los asesinatos.

Insistió en que a través de «los tétricamente llamados comandos de la Disip se perpetró la masacre» de un grupo de jóvenes pertenecientes a la organización política de izquierda Bandera Roja.

El Mandatario recordó que los crímenes consumados en la masacre de 1982 no prescriben por lo que justificó el esfuerzo que deben hacer las autoridades para determinar responsabilidades.

Los hechos

«Según la reseña de algunos diarios regionales y nacionales para ese entonces las Fuerzas Armadas emplearon entre 300 y 400 hombres de la Brigada de Intervención de los Servicios Especiales para eliminar completamente el comando del Frente Américo Silva, brazo armado del grupo clandestino Bandera Roja», publicó el diario Antorcha, de El Tigre, Anzoátegui, en su página digital.

Según este impreso, Albenis Urdaneta era miembro del Frente Américo Silva para el momento del ataque. Se salvó de ser asesinado, según relata, porque se encontraba en otra misión fuera del campamento.

«Los hombres y mujeres que perecieron a manos de la acción de efectivos de la Disip -expresó Urdaneta- en su mayoría eran estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que estaban congregados con representantes líderes de la guerrilla de aquel entonces. Ninguno de ellos portaba armas», destacó Urdaneta para Antorcha.

Agregó: «Ellos murieron en la emboscada que les montó la Disip y el Ejército gracias a la denuncia de varios infiltrados militantes de Bandera Roja y a su vez del gobierno».

Urdaneta relató que posterior al ataque aéreo, un comando de la Disip remató a los heridos por las bombas, lo cual dejó el saldo final de 23 jóvenes desarmados muertos.

«Para presentar el crimen como un enfrentamiento con guerrilleros, los cadáveres fueron vestidos con uniformes; pero testigos hicieron notar la anomalía y señalaron que la ropa militar no presentaba desgarraduras de proyectiles», expresó.

En Cantaura también murió la justicia

Los 23 homicidios ocurridos en Cantaura no fueron investigados por los tribunales de la época, redactó este diario anzoatiguense.

«Los diarios dieron cuenta de que un tribunal militar de Maturín abrió las investigaciones contra los militantes del Frente Américo Silva sin considerar las circunstancias en que los estudiantes, que no pertenecían al grupo insurgente, fueron asesinados», destacó el diario Antorcha digital.

Según las investigaciones «los tribunales militares de Maturín, estado Monagas, procesarán los cargos existentes contra el grupo de insurgentes detenidos, sobre los hecho ocurridos en Cantaura».

Estas investigaciones no condujeron a sanciones contra los responsables de la masacre, tanto de la Fuerza Armada Nacional como de la Disip, entre ellos, el jefe de seguridad del candidato Manuel Rosales, quien posteriormente en octubre de 1988 participó en la llamada masacre de El Amparo, ocurrida durante los últimos meses del gobierno de Jaime Lusinchi.


En el recuerdo

El pasado jueves se cumplieron 25 años de aquella cruel matanza, que dejó sin aliento a miles de venezolanos.

Este sábado 6 de octubre Pdvsa-Gas, filial de Petróleos de Venezuela, conmemorará el aniversario 25 de la masacre ocurrida en la ciudad de Cantaura, estado Anzoátegui, donde murieron 23 jóvenes revolucionarios.

Otros estados del país se unirán a este duelo realizando talleres, actos culturales, conversatorios y una serie de actividades que servirán para recordar que ese día quedó en el pasado, y que ahora estamos en una nueva República que valora al ser humano por encima de todo.







Nancy Mastronardi
ABN 06/10/2007

jueves, 8 de octubre de 2009

JUSTICIA: HONOR A LOS CAIDOS EN CANTAURA

A veintiséis años de la “Siembra de la Luz de la Revolución” en nuestro país, como lo denomino, mi padre fundador del MIR y activista del Partido Comunista de Venezuela en Delta Amacuro, periodista-educador Pastor Cedeño (Padre), me cuesta hablar de lo ocurrido en Cantaura aquel 4 de Octubre de 1982, recuerdo que el día siguiente amaneció de luto toda la zona de Oriente. Me encontraba en el Instituto Universitario de El Tigre, llegaba a los galpones de la Mención de Mantenimiento Mecánico, pertenecía al Centro de estudiantes, cuando el camarada Ramón, quien vivía en Cantaura, me cuenta que de broma pudo pasar el cerco que tenían los militares en esa zona. La vía nacional Cantaura-El Tigre y la que enlaza con Campo Mata estaba tomada militarmente desde esa misma mañana, incluso me informo, que se le había impedido el paso a las cuadrillas de trabajadores petroleros, en las cuales las operaciones de trabajo fueron interrumpidas. Conocía bien esa zona, hacia trabajo político con un viejo roble revolucionario, mi tío Gil Cedeño, fundador del Partido Comunista de El Tigre, en ese momento era el Coordinador de la Nueva Alternativa, partido fundado por Guillermo Garcías Ponce, luego de una división que sufrió el Partido Comunista, en esos años. Yo pertenecía al Movimiento Estudiantil Unido (MEU), era Coordinador de la Juventud de la NA en El Tigre. Íbamos siempre a esa zona a realizar trabajo político de organización a: Cantaura, Periquito, Anaco, Campo Mata, Santa Rosa, Úrica, Mare Mare, etc., con los trabajadores, campesinos y aborígenes (Kariñas). Visitábamos esas zonas hasta cuatro veces al mes, recuerdo algunos de los camaradas que nos acompañaban: José Manoche, Nimer Valles, Ramón, Silva (primo de Américo Silva), Iraida. El Margariteño Chiche y otros, siempre planificando con el tio Gil, el cual trabajaba en la petrolera, el tenia una camioneta asignada, con la cual podríamos entrar a los campos petroleros sin mucho inconveniente. Mi tío vivía en la sextima carrera norte, frente al tanque del INOS, en la ciudad de EL Tigre, era un hombre revolucionario y comprometido con las luchas revolucionarias de los años 60 en el país, hoy fallecido.

En esta masacre, denominada así por el pueblo venezolano, se cometió unos de los actos criminales de grandes proporciones, contra un grupo de jóvenes, la cual este pueblo no ha olvidado. El resultado del insólito e injusto acto criminal es bastante conocido: 23 jóvenes venezolanos muertos. Vi algunos de los cadáveres atados a helicópteros alrededor del Hospital Central de El Tigre, el cual estuvo tomado durante todo eso días por las fuerzas militares, comandadas por el hoy prófugo de la justicia venezolana Henry López Sisco, esta área tomada por los cuerpos de seguridad, la cual conducía a la Urbanización INAVI, donde yo residía. Estos acontecimientos han quedado en la memoria del pueblo, como un crimen fríamente calculado donde se aplico la técnica del exterminio. El grupo de jóvenes, pudo haber sido capturado por sorpresa, pacíficamente, pero la intención del gobierno de aquel momento, no era esa. Cantaura fue un genocidio político. Estos acontecimientos generaron la solidaridad de todo el pueblo venezolano, todavía tengo en mi poder artículos de prensa que se escribieron a nivel nacional en los siguientes diarios: Antorcha, El Anaquense, Tribuna Popular, Ultimas Noticias y otros.

Estos jóvenes revolucionarios entregaron su vida por el sueño de construir un mejor país, recuerdo algunos de ellos, conocían al Tío Gil. Luchaban por derrocar un sistema que condenaba a la mayoría del pueblo venezolano, a la miseria y a los engaños de una democracia representativa que adecuo las leyes y la economía para perpetuarse en el poder mediante el binomio AD-COPEY. Este acontecimiento fue la forma mas explicita de manifestar los métodos de un sistema terrorista, aprendido y ensayado en la Escuela de la Américas, que no se permitía escuchar a quienes opinaban diferentes. A pesar de este horrible crimen, estos jóvenes siguen viviendo en la memoria de quienes desde cualquier edad por región del país apostábamos a transformar este pueblo desde la lucha armada, pero también desde el trabajo comunal, desde el trabajo cultural, con la convicción que solo seria posible transformarlo para construir una sociedad de justicia las mayorías con garantías sociales en las áreas de salud, educación, producción, vivienda y hábitat, etc., que permitieran destruir los privilegios de un grupo para favorecer a toda la población.

Por eso hoy recojo, unos versos publicado en la revista KO´EYU Latinoamericano, Año 9 Nª 48 Julio-Septiembre 1988, escrito por Henry José Rojas Sánchez (Pág 42), que dicen lo siguiente: Que no hallen, ni techo para la lluvia, ni abrigo para el frío, ni paz para su ¨descanso¨. Que por los siglos, de los siglos, de los siglos sean malditos, los hematófagos que fueron, con o sin orden, a llevar la oscuridad, la fuerza bruta, la metralla ciega, la desventaja, la omnipotencia, los guerreros sin guerra, los boinas de hambre, las botas negras, los soldados sin soldadura, en fin, malditos sean esos vástagos de Caín, que fueron de la mano de la traición, a matar y a rematar, a once millones de Guerrilleros- con MAYUSCULA- allá a Cantaura. El titulo de este poema se titula; POR CANTAURA.

En el libro Victimas de la Democracia Representativa en Venezuela de Ediciones Haciendo Justicia, Junio 2006, su autor Raúl Zurita Daza, nos dice: Convocados por sus líderes, un grupo de jóvenes revolucionarios, llegaron al sitio denominado Los Changurriales del Morocho Evans, muy cerca de Cantaura, Municipio Freites del estado Anzoátegui. Los hechos indican que desde muy temprano las aviones de combates bombardearon la zona antes mencionada. No se sabe el número de muertos causados por los bombardeos indiscriminados, pero se estiman que son como sesenta personas muertas. Luego unidades del ejército y comandos de la DISIP dirigidas por ARPAD BANGO, atacaron a los sobrevivientes. No hubo prisioneros y nadie quedo con vida, de ellos solo veinticuatros jóvenes pudieron ser identificados. El ataque se hace con aviones, helicópteros y luego una avanzada por tierra. El ataque se inicio el día 4 de Octubre y duro hasta el día 6. Agrega Alejandro Velazquez, conocido como ¨el camara¨, que una de las causas que influyo para consumar la masacre fueron los infiltrados en el movimiento, entre ellos los hermanos Rabanales.

Recientemente, se acabo de imprimir uno de los libros mas completos que da testimonio de esta MASACRE ANUNCIADA, realizada en Cantaura, su autor es Rafael Hurtado Bravo, titulada; CANTAURA: LA MASACRE ANUNCIADA, con prologo de Douglas Bravo. Este libro, como dice David Nieves, es un canto a la solidaridad. Aquí están plasmados los valores revolucionarios. Eso que la nueva generación de revolucionarios no terminan de copiar. Creo que debemos esperar un tiempo para que la lucha los vaya enseñando, porque es allí donde se calca todo, se conoce al crápula y al traidor, al equivocado en ideas, al que reniega de sus convicciones y pensamientos. Muchos de estos se irán quedando en el camino, y en ese mismo camino hay que irlos acusando, aprendiendo paso a paso de cada error que se comete con vergüenza y la cobardía no nos tomen por sorpresa… Cuando nos referimos a los valores pensamos en la honradez, en la decencia, el respeto, la dignidad, la justicia y en toda la carga positiva que nos enseña Rafael Hurtado Bravo, cuando de pronto se nos va la alegría y una lagrima quemante nos rueda por las mejillas, ya no por el dolor que nos cause esta masacre, que nos sigue doliendo como una noche sin mañana; pero no hay justicia y el castigo no llega. Seguiremos esperando y ojala en un eterno esperar no se nos pase la vida.

Este libro, pueblo glorioso venezolano tiene suficientes argumentos, hay sinceridad, de los que sobrevivieron a esta masacre, hay valor, con sobrados argumentos apegados al derecho como para abrir procesos a muchas personas, no estamos pidiendo fusilamientos para nadie, simplemente se solicita un juicio justo, no solo de lo que aconteció en Cantaura, si no también lo que sucedió: en el Caño La Colorada, Valencia y Cararabo, así como se esta haciendo con los responsables de la MASACRE DE YUMARE. Solo pedimos justicia para todos estos genocidios contra seres humanos. En algunos medios de comunicación, se han relatado los nombres de los involucrados en estas crueles y sanguinarias masacres. Estas líneas recogen con altísima dignidad los testimonios de algunos sobrevivientes a los bombardeo y ajusticiamiento sucedidos. Esperamos que esta obra, permita perpetuar estos sucesos y que mas temprano que tarde contribuya a que realmente se ejerza justicia sobre los responsables de tan repudiable hecho. Por ultimo pido al Gobierno Nacional, la publicación masiva del libro; CANTAURA: LA MASACRE ANUNCIADA y se distribuya en todas las Plazas Bolívar de Venezuela, para que el pueblo abrase y quiera a los verdaderos mártires de esta revolución para elevar el nivel de conciencia y organización socialista, a través de su formación ideológica, y promover el trabajo voluntario como herramienta creadora de solidaridad y conciencia colectiva. Gloria a los caídos, recordando al cantor del pueblo Ali Primera: LOS QUE MUEREN POR LA VIDA NO PUEDEN LLAMARSE MUERTO.



Por: Osiris Cedeño
ejeorinocoapur@yahoo.es
Fecha: 23/06/2009

Archivos del Blog

Cantaura Vive © 2009.

TOPO