jueves, 8 de octubre de 2009

JUSTICIA: HONOR A LOS CAIDOS EN CANTAURA

A veintiséis años de la “Siembra de la Luz de la Revolución” en nuestro país, como lo denomino, mi padre fundador del MIR y activista del Partido Comunista de Venezuela en Delta Amacuro, periodista-educador Pastor Cedeño (Padre), me cuesta hablar de lo ocurrido en Cantaura aquel 4 de Octubre de 1982, recuerdo que el día siguiente amaneció de luto toda la zona de Oriente. Me encontraba en el Instituto Universitario de El Tigre, llegaba a los galpones de la Mención de Mantenimiento Mecánico, pertenecía al Centro de estudiantes, cuando el camarada Ramón, quien vivía en Cantaura, me cuenta que de broma pudo pasar el cerco que tenían los militares en esa zona. La vía nacional Cantaura-El Tigre y la que enlaza con Campo Mata estaba tomada militarmente desde esa misma mañana, incluso me informo, que se le había impedido el paso a las cuadrillas de trabajadores petroleros, en las cuales las operaciones de trabajo fueron interrumpidas. Conocía bien esa zona, hacia trabajo político con un viejo roble revolucionario, mi tío Gil Cedeño, fundador del Partido Comunista de El Tigre, en ese momento era el Coordinador de la Nueva Alternativa, partido fundado por Guillermo Garcías Ponce, luego de una división que sufrió el Partido Comunista, en esos años. Yo pertenecía al Movimiento Estudiantil Unido (MEU), era Coordinador de la Juventud de la NA en El Tigre. Íbamos siempre a esa zona a realizar trabajo político de organización a: Cantaura, Periquito, Anaco, Campo Mata, Santa Rosa, Úrica, Mare Mare, etc., con los trabajadores, campesinos y aborígenes (Kariñas). Visitábamos esas zonas hasta cuatro veces al mes, recuerdo algunos de los camaradas que nos acompañaban: José Manoche, Nimer Valles, Ramón, Silva (primo de Américo Silva), Iraida. El Margariteño Chiche y otros, siempre planificando con el tio Gil, el cual trabajaba en la petrolera, el tenia una camioneta asignada, con la cual podríamos entrar a los campos petroleros sin mucho inconveniente. Mi tío vivía en la sextima carrera norte, frente al tanque del INOS, en la ciudad de EL Tigre, era un hombre revolucionario y comprometido con las luchas revolucionarias de los años 60 en el país, hoy fallecido.

En esta masacre, denominada así por el pueblo venezolano, se cometió unos de los actos criminales de grandes proporciones, contra un grupo de jóvenes, la cual este pueblo no ha olvidado. El resultado del insólito e injusto acto criminal es bastante conocido: 23 jóvenes venezolanos muertos. Vi algunos de los cadáveres atados a helicópteros alrededor del Hospital Central de El Tigre, el cual estuvo tomado durante todo eso días por las fuerzas militares, comandadas por el hoy prófugo de la justicia venezolana Henry López Sisco, esta área tomada por los cuerpos de seguridad, la cual conducía a la Urbanización INAVI, donde yo residía. Estos acontecimientos han quedado en la memoria del pueblo, como un crimen fríamente calculado donde se aplico la técnica del exterminio. El grupo de jóvenes, pudo haber sido capturado por sorpresa, pacíficamente, pero la intención del gobierno de aquel momento, no era esa. Cantaura fue un genocidio político. Estos acontecimientos generaron la solidaridad de todo el pueblo venezolano, todavía tengo en mi poder artículos de prensa que se escribieron a nivel nacional en los siguientes diarios: Antorcha, El Anaquense, Tribuna Popular, Ultimas Noticias y otros.

Estos jóvenes revolucionarios entregaron su vida por el sueño de construir un mejor país, recuerdo algunos de ellos, conocían al Tío Gil. Luchaban por derrocar un sistema que condenaba a la mayoría del pueblo venezolano, a la miseria y a los engaños de una democracia representativa que adecuo las leyes y la economía para perpetuarse en el poder mediante el binomio AD-COPEY. Este acontecimiento fue la forma mas explicita de manifestar los métodos de un sistema terrorista, aprendido y ensayado en la Escuela de la Américas, que no se permitía escuchar a quienes opinaban diferentes. A pesar de este horrible crimen, estos jóvenes siguen viviendo en la memoria de quienes desde cualquier edad por región del país apostábamos a transformar este pueblo desde la lucha armada, pero también desde el trabajo comunal, desde el trabajo cultural, con la convicción que solo seria posible transformarlo para construir una sociedad de justicia las mayorías con garantías sociales en las áreas de salud, educación, producción, vivienda y hábitat, etc., que permitieran destruir los privilegios de un grupo para favorecer a toda la población.

Por eso hoy recojo, unos versos publicado en la revista KO´EYU Latinoamericano, Año 9 Nª 48 Julio-Septiembre 1988, escrito por Henry José Rojas Sánchez (Pág 42), que dicen lo siguiente: Que no hallen, ni techo para la lluvia, ni abrigo para el frío, ni paz para su ¨descanso¨. Que por los siglos, de los siglos, de los siglos sean malditos, los hematófagos que fueron, con o sin orden, a llevar la oscuridad, la fuerza bruta, la metralla ciega, la desventaja, la omnipotencia, los guerreros sin guerra, los boinas de hambre, las botas negras, los soldados sin soldadura, en fin, malditos sean esos vástagos de Caín, que fueron de la mano de la traición, a matar y a rematar, a once millones de Guerrilleros- con MAYUSCULA- allá a Cantaura. El titulo de este poema se titula; POR CANTAURA.

En el libro Victimas de la Democracia Representativa en Venezuela de Ediciones Haciendo Justicia, Junio 2006, su autor Raúl Zurita Daza, nos dice: Convocados por sus líderes, un grupo de jóvenes revolucionarios, llegaron al sitio denominado Los Changurriales del Morocho Evans, muy cerca de Cantaura, Municipio Freites del estado Anzoátegui. Los hechos indican que desde muy temprano las aviones de combates bombardearon la zona antes mencionada. No se sabe el número de muertos causados por los bombardeos indiscriminados, pero se estiman que son como sesenta personas muertas. Luego unidades del ejército y comandos de la DISIP dirigidas por ARPAD BANGO, atacaron a los sobrevivientes. No hubo prisioneros y nadie quedo con vida, de ellos solo veinticuatros jóvenes pudieron ser identificados. El ataque se hace con aviones, helicópteros y luego una avanzada por tierra. El ataque se inicio el día 4 de Octubre y duro hasta el día 6. Agrega Alejandro Velazquez, conocido como ¨el camara¨, que una de las causas que influyo para consumar la masacre fueron los infiltrados en el movimiento, entre ellos los hermanos Rabanales.

Recientemente, se acabo de imprimir uno de los libros mas completos que da testimonio de esta MASACRE ANUNCIADA, realizada en Cantaura, su autor es Rafael Hurtado Bravo, titulada; CANTAURA: LA MASACRE ANUNCIADA, con prologo de Douglas Bravo. Este libro, como dice David Nieves, es un canto a la solidaridad. Aquí están plasmados los valores revolucionarios. Eso que la nueva generación de revolucionarios no terminan de copiar. Creo que debemos esperar un tiempo para que la lucha los vaya enseñando, porque es allí donde se calca todo, se conoce al crápula y al traidor, al equivocado en ideas, al que reniega de sus convicciones y pensamientos. Muchos de estos se irán quedando en el camino, y en ese mismo camino hay que irlos acusando, aprendiendo paso a paso de cada error que se comete con vergüenza y la cobardía no nos tomen por sorpresa… Cuando nos referimos a los valores pensamos en la honradez, en la decencia, el respeto, la dignidad, la justicia y en toda la carga positiva que nos enseña Rafael Hurtado Bravo, cuando de pronto se nos va la alegría y una lagrima quemante nos rueda por las mejillas, ya no por el dolor que nos cause esta masacre, que nos sigue doliendo como una noche sin mañana; pero no hay justicia y el castigo no llega. Seguiremos esperando y ojala en un eterno esperar no se nos pase la vida.

Este libro, pueblo glorioso venezolano tiene suficientes argumentos, hay sinceridad, de los que sobrevivieron a esta masacre, hay valor, con sobrados argumentos apegados al derecho como para abrir procesos a muchas personas, no estamos pidiendo fusilamientos para nadie, simplemente se solicita un juicio justo, no solo de lo que aconteció en Cantaura, si no también lo que sucedió: en el Caño La Colorada, Valencia y Cararabo, así como se esta haciendo con los responsables de la MASACRE DE YUMARE. Solo pedimos justicia para todos estos genocidios contra seres humanos. En algunos medios de comunicación, se han relatado los nombres de los involucrados en estas crueles y sanguinarias masacres. Estas líneas recogen con altísima dignidad los testimonios de algunos sobrevivientes a los bombardeo y ajusticiamiento sucedidos. Esperamos que esta obra, permita perpetuar estos sucesos y que mas temprano que tarde contribuya a que realmente se ejerza justicia sobre los responsables de tan repudiable hecho. Por ultimo pido al Gobierno Nacional, la publicación masiva del libro; CANTAURA: LA MASACRE ANUNCIADA y se distribuya en todas las Plazas Bolívar de Venezuela, para que el pueblo abrase y quiera a los verdaderos mártires de esta revolución para elevar el nivel de conciencia y organización socialista, a través de su formación ideológica, y promover el trabajo voluntario como herramienta creadora de solidaridad y conciencia colectiva. Gloria a los caídos, recordando al cantor del pueblo Ali Primera: LOS QUE MUEREN POR LA VIDA NO PUEDEN LLAMARSE MUERTO.



Por: Osiris Cedeño
ejeorinocoapur@yahoo.es
Fecha: 23/06/2009

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario

Archivos del Blog

Cantaura Vive © 2009.

TOPO