martes, 6 de octubre de 2009

Cantaura, Octubre 4 de 1982

Cinco de la mañana, 4 de octubre de 1982 -¡diana, diana compa, diana! es la voz que por lo bajito iba regando el posta por todo el campamento. Era el campamento establecido por el Frente Guerrillero "Américo Silva" (FAS) en el sitio de Campo Mata, cercano a Cantaura, Estado Anzoátegui. La patrulla de reconocimiento que salía regularmente en inspección inmediatamente después de la diana, regresó sin novedad. El personal de cocina comienza a hacer el fogón y a su alrededor, contraviniendo el reglamento de vida en campamento, se colocan varios compañeros a calentarse, en la cotorra del vivaque y en la espera del café.

Aproximadamente a las 5.45 a.m., se escucha el ruido de un motor en el aire y exactamente en la cocina cae la primera bomba, dando inicio a la fase operativa del plan de aniquilamiento que el gobierno de Luís Herrera Campins había decidido contra el Partido Bandera Roja y su Frente Guerrillero. Aquella bomba arroja los primeros heridos y crea desconcierto, se escuchan voces de mando, Roberto Rincón Cabrera "El Catire", primer comandante del Frente, increpa, grita dando órdenes en un intento, infructuoso, por dar rápida organización a la defensa del campamento, mientras caen otras bombas. En un extremo de aquel perímetro se organiza una columna dirigida por los mandos fundamentales: El propio Catire Rincón, Emperatriz Guzmán " La Chepa" y Sor Fanny Alfonso que se enfilará en dirección de la carretera nacional buscando cruzarla e intentar romper por allí el cerco que evidentemente ya tenía montado el enemigo. Al otro extremo del campamento, en medio de los primeros tiros, otra columna dirigida por Alejandro Velásquez Guerra "El Camarita" y Enrique Márquez "El Gato", busca el sentido contrario de la primera y romperá el cerco adentrándose en el monte. Ya marchando, en ésta última columna, El Gato pregunta: -¿y el catire? , ¿Donde esta el catire? - y si mediar más, sale de la improvisada formación rumbo a la primera columna. De esa primera columna no quedó ningún sobreviviente: chocó de frente con el grueso del cerco en forma de media luna que había tendido el enemigo que, según se supo con posterioridad, superaba los 2 mil efectivos entre Ejército, Guardia Nacional, Disip y Personal de Fuerza Aérea. La segunda columna se disgregó en varios grupos, después del primer choque con el enemigo, monte adentro donde se desplegaron unidades de aniquilamiento que definitivamente no lograron su objetivo.

El otro lado de la historia ya se conoce, los camaradas que no murieron combatiendo fueron rematados estando heridos, rendidos o sin municiones para seguir peleando. Empero, no pudo el enemigo concretar su objetivo final a pesar de que puso en desarrollo diligentemente sus métodos de crimen político: la orden de no dejar un sobreviviente fue cumplida en la persona de los capturados.

La responsabilidad política e histórica del aquel crimen recae primero en la persona del Presidente Luís Herrera Campins, del Ministro de Relaciones Interiores Luciano Valero, del entonces Ministro de la Defensa General Narváez Churión, del Director de la Disip Arpad Bango, del Jefe de Operaciones de ese cuerpo represivo y tristemente célebre Henry López Sisco también responsable de las Masacre de El Amparo y de Yumare, del General Murga Cabrices Comandante entonces del Batallón de Cazadores " Zaraza" (BATACAZARAZA) y de un personaje que hace un tiempo apareció en la páginas de sucesos de la prensa por estar incurso en acciones terroristas en el Estado Zulia, el excomisario de Disip Norberto Rebanales. Rebanales es un oscuro personaje, ex- combatiente guerrillero a quien se le conoció como "El Inti" y quien logró infiltrarse en aquella época en el equipo de retaguardia de la guerrilla. Según supimos poco tiempo después, llevó a la policía al perímetro del campamento a cumplir su macabro cometido. La historia y el pueblo venezolano guardan memoria fiel de los asesinos.

Parte de la segunda columna, de la que rompió el cerco, se topó accidentalmente y pudo someter a una patrulla enemiga dirigida por el Capitán de aviación Ávila Paolini, los camaradas recurrieron al último recurso sólo como eso, como alternativa final ante el intento de Ávila de desarmar a uno de los efectivos guerrilleros, el resto de soldados aún cuando quedó desarmado, no vio afectada ni un ápice su integridad física y moral.

Los métodos de saña y cobardía que se utilizaron en casi cuarenta años en el país para reprimir la disidencia radical, no son ni serán jamás los de los revolucionarios, los de los comunistas y esa es una de las grandes diferencias entre quienes han asumido el compromiso de lograr un país distinto y un mundo mejor y aquellos que se empeñan en sostenerse al pasado remembrando las bondades del capitalismo y de aquella falsa democracia asesina y hambreadora.

Cuando correspondió a los revolucionarios y comunistas en Venezuela, tomar las armas se hizo con dignidad y valentía, convencidos de que era la única alternativa entonces y de que era una lucha tremendamente desigual pero insoslayable. La acción de los revolucionarios y comunistas siempre estuvo lejos del terror y de la saña con que si se ha manejado siempre el Estado burgués en Venezuela y en el mundo para sostener el Establecimiento.

A 25 años de Cantaura, justa es la ocasión para reforzar los empeños por consolidar el poder democrático y popular, por mantener al aire las banderas y anhelos de nuestros Héroes de Cantaura y el de todos los caídos en Venezuela en esta larga marcha por la Revolución y el Socialismo.

El momento es de esfuerzo, el de recordar a los caídos con alegría y trabajar a doble jornada por la Revolución, es la hora de hacer posible sus sueños haciéndoles el mejor homenaje cumpliendo con las palabras del Guerrillero Heroico Ernesto "Che" Guevara, "El presente es de lucha, el futuro es nuestro" quien también cayó en combate un 9 de octubre hace ya 40 años. -

PS : Quien esto escribe, fue militante de BR a lo largo de más de 25 años. Orgulloso de haber militando en ese Partido considera que lo que es hoy día como revolucionario y como ser humano, lo debe en gran medida a la práctica y enseñanzas en las filas de BR. Llegó a ser miembro suplente del Comité Central e integrante de la Dirección Militar de ese partido, retirándose de la militancia por razones de orden personal. Aún cuando considero incorrecta la línea política de esa organización en la actualidad, estoy convencido de las reservas revolucionarias en la militancia de BR.


Por: Pedro Figueroa Guerrero

Seja o primeiro a comentar

Publicar un comentario

Archivos del Blog

Cantaura Vive © 2009.

TOPO